Los Juegos Olímpicos y los símbolos.

Vi ayer parte de la ceremonia inaugural de los Juegos de Londres.

Solo parte porque me cansan estas cosas tan largas.

Pero debo decir que me gustó. Me gustó que se diera importancia a la simbología de un país, a sus tradiciones y a sus héroes, a quienes son memoria de una nación.

Pero más que eso me gustó que Reino Unido sea capaz de plantar todos esos símbolos en un escenario y la gente se conmueva, aplauda y se lo pase bien, y se reconozca.

Me temo que en España, en cuanto plantáramos como memoria nuestra al Cid-por decir algo- a nuestra música popular de cada autonomía, a Picasso, a la Alhambra,  a Cervantes o a Manuel de Falla, por seguir diciendo algo, los comentarios de los españolitos medios serían del tono barriobajero acostumbrado.

Y siempre me pregunto qué nos pasa aquí que en el momento que hablamos bien de nosotros mismos la respuesta es una mezquina respuesta del jaez de “qué mariconada”.

Me parece que es propio y natural de grandes naciones sentirse orgullosos de lo bueno que tienen; aunque critiquen lo malo, lo desagradable o lo sonrojante; pero ayer cuando se hizo un canto a la revolución industrial a nadie se le ocurrió una salida de pata de banco; aquí hubieran salido mil comentaristas resentidos diciendo “esos cabrones capitalistas “…

Creo que me explico.

Ayer hasta James Bond era un símbolo para Inglaterra. Que se nos ocurra a nosotros hacerlo con El Tambor del Bruch…

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Los Juegos Olímpicos y los símbolos.

  1. Supervulgar dijo:

    Verán ustedes.
    Este país no es una mierda.
    Este país no es una mierda, ni está compuesto de chorizos y gentuza.
    Este país no es una mierda.
    Donde dije digo, digo Diego.

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    Pues efectivamente, este país no es una mierda, ni está compuesto de chorizos y gentuza. Eso quisieran los políticos actuales; que nos lo creyéramos y que esa idea se generalizara.
    Y sí, muchos políticos dicen una cosa y después otra.
    Gracias por tu comentario.
    P.D. La próxima vez no comentes con un email falso; si lo haces no te aprobaré el comentario.

    Me gusta

  3. Svalbard dijo:

    Faltas burdas de gramática en casi todos sus escritos, contradicciones por todas partes, idioteces: “yo no soy Alma Malher”. No, claro, Alma era una buena artista, guapa (aunque en la vejez la punta de su nariz perdió encanto), que disfrutaba del sexo y del amor masculino (hizo sufrir mucho a Gustav…). ¿En cuál de esas características podría usted reflejarse? Mitomanía adolescente (que, como la nariz de Alma, envejece mal). James Bond y el Tambor del Bruch… En fin, un desastre completo. ¿Por qué no se pone a hacer lo que no ha hecho en su vida, estudiar seriamente? Porque su problema fundamental no es el que parece, sino otro. No es un problema ideológico, como intenta hacer ver en lo que puede entenderse de sus artículos. Es usted profundamente inculta, o sea, cubierta con el baño de cultura superficial que permite creer a un alma cándida que sabe algo. Es más enriquecedor leer a un “barriobajero” sin pretensiones que a usted. A mí me da igual que me apruebe el comentario. No intento humillarla ante los otros. Aunque los otros deben ser pocos, porque a usted le interesa más el número de visitantes que las opiniones negativas. Lo importante es que me lea. Seguramente yo soy su última oportunidad de mirarse al espejo.

    Me gusta

  4. alenar dijo:

    Y digo yo, criatura, que entonces porqué me lee.
    Porque si pierde usted su precioso tiempo en hacer este comentario será porque le irrito lo suficiente…
    ¿O es que se aburre en verano?…
    Saludos risueños.

    Me gusta

  5. Svalbard dijo:

    Vayamos por partes (como dice usted que dijo Jack):
    Yo no soy una criatura, más bien y en cierto sentido soy un fabricante de criaturas. El porqué de leerle, no es lo mismo que por qué la leo, revise la gramática. Mi tiempo no es precioso, ni deja de serlo. Usted no me puede irritar y yo no me puedo aburrir. ¿Satisfecha? Olvídese de los dolores y descanse.
    No se olvide del espejo. Hasta pronto.

    Me gusta

  6. alenar dijo:

    Pues bueno.
    Ya nos hemos enterado.
    Eran juegos florales.
    O sea trollerías.
    Ya sabe usted que no me interesan. Así que doy por terminada la chorrada.
    Eso sí, puede usted seguir disfrutando cuando quiera de mis escritos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.