Septiembre.

Estaba el cielo de Madrid tan bonito durante mi paseo que parecía un decorado.

Ha amanecido septiembre con un importante bajón de temperaturas, y nos ha pillado teniendo que buscar, casi con apuro, algún jersey a mano. Porque naturalmente, éstos, llevan tiempo escondidos.

Después de encontrarlo, he salido a la calle.

Esta luz de Madrid cuando septiembre se decide a ejercer es impagable. Se matizan los colores, se acentúan los grises, se transparenta el brillo de las hojas secas, porque hace viento y, exhaustas de calor y solana, han caído al menor empuje.

Iba paseando despacio, disfrutando del placer del aire, del moverse de las hojas, del amarillo y el ocre apuntando, como si recibiera energía de este cuadro naturalista que nos ha regalado el día.

Me he detenido en una calle lateral, flanqueada de árboles y he cerrado los ojos para recibir mejor la luz. Después, me han dado ganas de aplaudir el espectáculo.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Septiembre.

  1. Mita dijo:

    plasplasplasplasplasplas…me has dado una alegría. Ojalá se quede toda la semana así.
    Besos

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.