Mínima disculpa.

Me van ustedes a disculpar, espero.

Verán, ando subiendo la revista, por otra parte no me encuentro nada bien desde hace unos días, no tengo muchas ganas de casi nada y el tiempo que no subo material lo suelo pasar leyendo o descansando, quiero decir tumbada, para entendernos. Tengo intención de irme a la sierra hacia el día 24, pero para eso tengo que tener más ánimo y encontrarme mejor.

Todo esto viene a cuento de las disculpas, que son por no aparecer por aquí; ando en feisborrico, porque es más rapidito y me exige menos, pero no me apetece tanto escribir en el blog.

Así que espero que no me lo tengan en cuenta.

Para hacerme perdonar les dejo un video pequeñito de la lluvia de hace ya unos días en Madrid.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mínima disculpa.

  1. Ojalá que te recuperes cuanto antes. Quizá por los días pasados, no he podido comentar ahora en la entrada previa a esta, no quería de dejar decir aquí que en los últimos años voy teniendo referencias cada vez más abundantes acerca de la Residencia de Estudiantes. Y sólo quiero decir que vuelve a ser muy necesario retornar al espíritu que alentaba a esa institución.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.