Marc Chagall . “Mi vida”.

Ando leyendo a Marc Chagall. Mi vida. Es decir, su autobiografía.

Y antes de acabarlo me sugiere ya cosas, temas en los que pensar; Chagall cuenta de modo digamos que desordenado, pero el conjunto parece un  cuadro suyo, lleno de luminosidad y de belleza.  La sensación es la de leer a alguien que ya está de vuelta de vivir, y que disfruta de lo sencillo y relativiza.

Dice el libro, que se reformó en 1952 la primera edición del año 1922.  Es decir, que es posterior a la II Guerra Mundial, y a su traslado a EEUU. Tiene una la impresión de que, después de vivir lo que vivió, a Chagall le ha quedado una espíritu de sencillez y bonhomía que se agradece.

Continuamente aparece la belleza en lo que explica, pero no porque la defina, sino porque escribe de bella manera sobre las cosas y las personas. Además está lleno el libro de dibujos suyos hechos para ilustrarlo; a lápiz parece, tan minimalistas y a la vez detallistas que recuerdan los libros de estampas infantiles.

A veces descansa leer ciertos libros  en un mundo en el que yo creo que hay que rescatar la cultura, lo interesante, lo original, lo que hace pensar, de los mercaderes.

Su infancia, sus antepasados que siente como un refugio, sus miedos…

Seguiré leyendo. Como si me asiera a una balsa en un mar de oscuridades.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.