Lecturas infumables. Tournier y János Hay.

Estoy teniendo mala suerte con los libros elegidos ayer y hoy, bueno ayer más bien es que intenté seguir con uno que estaba leyendo y tuve que dejarlo, y hoy he empezado otro y no sé qué camino va a seguir.

El que no pude continuar es de Tournier, El rey de los Alisos. En teoría es una novela sobre el nazismo. Bueno pues no. Es una novela sobre un personaje que, primero en forma de diario y después en tercera persona se nos muestra como un loco de atar de considerables proporciones. La novela transcurre en la mente del personaje, pero esto, que puede ser muy interesante, y hay novelas magníficas de ese estilo, aquí se convierte en un tostón incalculable.

La había empezado hace mes y medio, la dejé, he vuelto a ella y es imposible. Es un libro de estos de que el muchacho tiene un amor patológico sublimado por un compañero de colegio y resulta que eso le lleva a chinarse; y ustedes perdonen el tono de cómo lo cuento, pero es que es infumable. Les adelanto que el héroe termina muriendo por salvar a otro personaje al que identifica metafóricamente con su amadísimo condiscípulo y encima en plan místico y tal.

Un peñazo.

Esta tarde he empezado otra cosa, que me temo que, sin tener nada que ver, lleva el mismo camino; es de János Hay, un escritor húngaro que nació en 1960, y el libro se llama El Niño. De momento empieza con un retrato de familia que se va complicando en frases larguísimas, en las que una- o sea yo- se pierde buscando dónde estará el sujeto de tanta subordinada, y con un tono de novela sombría en la que, por lo que parece, todos son muy malos, salvo quien lo cuenta.

Ustedes disculpen otra vez, pero es que leer un mal libro me cabrea; me hace perder el tiempo que podría dedicar a otro bueno.

Ya les contaré si le acabo o no.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lecturas infumables. Tournier y János Hay.

  1. catherine dijo:

    No conozco al autor húngaro.
    Empecé le Roi des aulnes y como tú lo dejé por infumable y nunca volví a leer a Tournier.

    Me gusta

  2. Lily dijo:

    jajajajaja Alena…”buscando dónde estará el sujeto de tanta subordinada” jajaja.
    Que sí, que te entiendo. Cuando un texto no entra amorosamente en nuestra neurona…aunque lo dejes reposar y vuelvas a su lectura…¡que no!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.