Literatura de saloncito.

Tiene que existir gente distinta, y en la escritura también. Solo que dentro de tal gente distinta yo a veces me pierdo.

A mí me pasa que hay cosas que me aburren; ya sé que estoy explicándome fatal, a ver cómo explico: a mi me aburre la literatura de saloncito.

Miro muchas veces las fotografías de algunos  actos literarios, tan sonrientes los que asisten: no se bien si porque les han invitado a las pastas o por si les gusta el libro. Miro al autor o autora del libro, tan repuesto, arreglado, compuesto y repeinado…ni les cuento si en vez de él es “ella”: la marca Peluquería se nota a kilómetros. Y me causa un cierto pavor. Son tan adultos, por dios, tan mayores, tan tarantán; que me miro yo y no pego ni con cola en esos actos tan serios.

Yo a esas cosas no se componerme, me entienden, ¿verdad?…a mí me gustan mis vaqueros, y mi chaqueta de pana que en otoño me abriga; no sé mover el bolso con aire de enterada, de intelectual y de señora culta; además me entra el cachondeo cuando me toca posar en las fotos, y lo que quiero es comprar el libro y a ser posible irme pronto y leerlo. No se´, es como si toda esa gente me resultara demasiado mayor, demasiado señorones y señoronas, demasiado pompón.

Y las conversaciones tan serias, Jesús de mi vida; y los “nos llamamos para contrastar opiniones”- pero coño, si le estás viendo, ¿a qué santo no las contrastas en el momento?-, y los “fulano me dijo que te diera un abrazo”; eso sí, fulano no ha aparecido…

Lo que se está haciendo es eso, literatura de saloncito; mientras el autor o la autora anda rezando a ver lo que ha conseguido vender, poniendo buena cara al pesado que va a todas esas cosas y no le conoce nadie salvo porque va a todas esas cosas, pero –según él- es importantísimo (y se come las pastas), y mirando a ver si el editor sigue allí o ha huido antes que él.

Soy rara…

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Literatura de saloncito.

  1. Rara en el sentido de excepcional, diría yo. Pero desde que murió Anónimo, la literatura empezó a ser un poco así como lo cuentas; con lo que la cosa tiene visos de no ir a cambiar en un día de estos.

    Me gusta

  2. catherine dijo:

    ¡Qué descripción acertadísima del gran autor y su corte! Hace un buen rato que estoy riendo y buscando las palabras para felicitarte por el texto y por ser como eres.

    Me gusta

  3. AMANDO dijo:

    Seguro que debe haber gente distinta. Pero, evidentemente, no van a ese tipo de actos. Quizá en el mercado, el bar, la plaza, el monte o, simplemente, por las aceras, sea más fácil encontrarlos. Abrazos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.