Faringitis y actos culturales.*

Ando pelín difusa, ya saben; así como en varias cosas a la vez, y además he ido al médico y dice que tengo la garganta como un colador- claro, he pensado, por algo me dolía tanto- y que haga el favor de tomar potingues y de beber líquido y de no hacer chorradas, y que si me duele la cabeza es normal, y que –ha amenazado- “de momento” no tengo placas.

O sea, he pensado yo, que ese de momento quiere decir que vaya usted a saber, y se lo he dicho, y se ha reído- encima- y me ha dicho que “de momento” no me manda antibiótico. Y no ha querido añadir más, salvo que vaya en unos días a verla. O sea, en fin, que yo que he ido de casualidad, y resulta que- como el difunto aquel que mandó poner en su lápida lo de “ya os decía yo que me encontraba fatal”- igual tenía que haber ido antes.

Pues bueno, que diría Galdós, metiendo un vulgarismo en sus novelas según los críticos, en esas estoy, y por eso no he ido esta tarde a la presentación de la Antología, Enésima Hoja, editada por Cuadernos del Laberinto, y en la que participan distintas autoras, como Ana Cuervo, María Sangüesa, o Julia Gallo, entre otras. Y bien que lo siento, pues me hubiera interesado no sólo ir sinó también  adquirir un ejemplar de la Antología.

Tampoco he podido ir a la presentación de la revista “Al otro lado del espejo”, en la Librería Tres Rosas Amarillas, en la que participan escritores como Manuel Espada, e ilustradores como Fernando Naveiras o Arnulfo Ortegón. Espero pillar un ejemplar en días próximos.

Madrid se mueve, diría con la frase hecha; y está bien que lo haga, a salvo de límites y piedras en el camino.

Y tanto, que mañana en la librería-restaurante El Dinosaurio todavía  estaba allí, hay un recital de poesía, a las seis y media de la tarde, bajo el título, ”los bárbaros nos invaden”. Me encanta que nos invadan los bárbaros…

Y ayer, mientras empezaba mi garganta a morirse un poco, estuve en la librería Alberti, en la presentación del libro de Manuel Rivas Las voces bajas. Entrañable el autor; leyó dos capítulos de su libro, que viene a ser una autobiografía en tono bajo también, o sea, intimista. La librería estaba llena. En tiempos oscuros se llenan las librerías para escuchar a los escritores. No es paradoja.

No me quedé a los “despueses”- perdón por el palabro- porque ya empezábamos mi garganta y yo a pedir retirada. Con lo que ni saqué fotos, ni compré libros, salvo el del autor; ya será ocasión otro día.

Así han pasado el jueves y el viernes. Mañana probablemente será la cosa casera y con zumitos para el atasco. Y espero que con la cabeza en su sitio.

*Ustedes me disculpen el titulo tan poco literario, pero no encontraba nada más claro…*

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Faringitis y actos culturales.*

  1. catherine dijo:

    Me gusta mucho Manuel Rivas, aunque al principio no era fácil para mí leerle.
    Así que espero tu reseña. Cúidate, Alena, con muchos zumitos.

    Me gusta

  2. No sé si es una suerte, o es una pena, o en todo caso una responsabilidad eso de que en tiempos oscuros se llenen las librerías para escuchar a los escritores. En todo caso es una atinadísima observación. Y con la garganta empezando a rebelarse. Cuidado no tengas un nacionalista (incluso español) escondido en las cuerdas vocales.
    Perdona la broma, y que te recuperes lo antes posible, a ser posible sin placas y sin tener que usar el quitanieves, o sea, los antibióticos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.