Miserias literarias.

Ayer ya contaba muy brevemente en face book las dos cosas, pero ya saben lo rápido que va ese sistema. A mí me interesa que ambas cosas queden al menos en un artículo fijo.

Para empezar una noticia que no he visto reflejada salvo en medio muy locales y que causa –a mí- grima.

Verán, resulta que en el Premio Poesía Ciudad de Burgos, el ganador del Premio no era finalista.

Como lo leen. Lo cuenta Diario de Burgos y naturalmente sólo Diario de Burgos, creo. Me imagino que porque por medio anda gente muy importante. Yo les dejo el enlace, ustedes se lo leen y después opinan si quieren. Y aquí la surrealista respuesta del presidente del Instituto Municipal de Cultura.

A mí la cosa me parece simplemente confirmar lo de que los Premios Literarios en este triste país que llamamos España se crean para dárselos a los amiguetes. Y si anda por medio gente intocable más todavía.

 

La segunda cosa que yo quería contarles viene a cuento de un comentario que hice también en esa Red, sobre que ando leyendo a Susan Sontag, sus diarios. Iba a decir de juventud, pero rectifico: sus diarios de cría. Que llevan el titulo de Renacida.

El asunto está no en lo que cuenta esta pobre criatura, que luego, es decir, de adulta, llegó a ser escritora, sino en el nulo interés que tiene esta atormentada señalización de sus traumas infantiles, su descubrimiento de lesbianismo, y sus reiteradísimas listas de “cosas por hacer”, “cosas en las que creo”.

A mi entender es hacerle un flaco favor a su literatura publicar estas diarreas, qué quieren que les diga…

Pero hoy día es “literatura” hasta el color de las bragas o los calzoncillos que se ha puesto el difunto/a escritor/a hace cincuenta años.

Así nos va.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Miserias literarias.

  1. Así nos va y así de clarito lo dejas. Hay alguna excepción, ya sabes, las que confirman la regla… la del Premio Ciudad de Burgos, aún no la he encontrado… ¡cuánto marchante!

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    Gracias, María. Ya ves cómo está el patio. Me dejó ayer viendo “chiribitas” la noticia…
    Un besazo.

    Me gusta

  3. Como ‘experimentado’ fracasado en certámenes literarios similares en tantas cosas, uno sabe que esto es un cachondeo, pero que, al mismo tiempo, con las bases en la mano tienen razón. La selección del prejurado suele ser respetada, salvo que esa preselección no incluya a quien debe incluir.
    En el premio Ciudad de Burgos de poesía sólo han tenido un error, la falta de ‘coordinación’ entre el jurado y el pre-jurado. Y otra cosa que me sorprende de este asuntillo es que sólo preseleccionaran dos trabajos. Lo habitual es que se acerquen a la decena, con lo que es más fácil todo, incluso disimular.
    Y respecto de lo otro, quizá sería menester empezar a buscar las cartas que escribí a mi hermano cuando éramos críos y él se iba en verano a Valladolid con unos tíos. Allí le contaba entre otras cosas los libros de Los Cinco que me había comprado con la paga semanal, para que él no comprara los mismos. ¿Eso será importante, no?

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.