Día de Todos los Santos.

Una no iba a escribir de esto del día de difuntos, mas que nada porque no le parece tema de articulo, pero hay alguna cosa que me ha hecho cambiar de criterio.

Resulta que ahora el día de difuntos del que escribió Larra por decir alguien que sabía escribir, ya no se llama así, y lo de ir a llevar flores a las personas que recordamos es una cursilada.

Ahora resulta que celebramos una cosa que se llama Hallowen, y que es comer calabazas la noche del 31 al uno, disfrazarse de vampiro o similar y gastar bromas americanas.

O sea que al llegar a su casa le reciben a usted con una máscara de Harry Kruger o como se llame y le dan un castañazo con un hacha de goma; eso sí, suavecito; basta con romperle a usted un dedo para las risas.

Hablando en serio. El asunto es que a mí no me parece mal que haya costumbres que se adquieran de otros sitios y se incorporen de modo natural; el asunto es que a mí lo que me parece estúpido es que esto no es una “costumbre”; aquí lo que se adopta es una moda que nace del cine; el cine la traslada aquí y nos creemos todos habitantes de Nueva York.

Y a los muertos, eso sí, que les den morcilla.

Durante años, ahora no puedo, he ido a la Almudena el día de Todos los Santos. Iba con mi madre a recordar a personas que permanecían en la memoria colectiva de mi casa aunque yo a muchos de ellos no los conocí, pero me eran tan cercanos como si hubiera tratado con ellos; mis abuelos, mis bisabuelos, un tío mío, mi hermano: “el niño”, y mi Tío el Pintor. A mi madre le gustaba llevarles flores; y no era nada triste el camino, ella contaba cosas de ellos mientras arreglaba las losas, me enseñaba la escultura de Capúz que adorna el panteón familiar, recordaba anécdotas y a menudo se reía. Siempre volvía contenta; “no se consigue nada pero no hago mal a nadie por visitarles”, decía. Llevaba razón, eran todos muertos “tan antiguos” que, si no hubiera sido por ella nadie los hubiera visitado.

Nunca se nos ocurrió comprar una calabaza.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Día de Todos los Santos.

  1. Ni falta que hace (lo de la calabaza digo). Lo peor de Haloween, tal y como lo veo, es que se trata de una ancestral fiesta europea que llegó a EEUU de la emigración irlandesa, y luego los de Hollywood empezaron a fastidiarlo todo. Ayer mismo me enteré en Twitter (el Twitter de la RAE: @RAEinforma) de que Haloween es el acortamiento de la expresión inglesa «All Hallows’ Even», es decir Víspera de todos los santos. Ellos tuvieron que inventarse una palabra simplificando tres, cuando aquí ya lo decíamos con una sola: ánimas.
    Al final en Hollywood lo que hacen es tomar una tradición maravillosa y la simplifican a su manera. Igual les pasa con la Navidad, y con tantas cosas.

    Me gusta

  2. catherine dijo:

    De acuerdo con vosotros. A mí también me gustaba visitar los cementerios en ese día y escuchar historias de la familia.. Nos reuníamos en casa de la abuela con los tíos y primos para merendar y reírnos mucho.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.