Ruido.

Ruido. Se siembra ruido y confusión y al final una sale más sorda de lo que ya está, leyendo cosas infumables entre titulares y noticias.

Tanto ruido que no va a ninguna parte. Tanta gana de ser alguien por un día; existía un programa así en la tele de Franco; Reina por un día, muchos de mi edad se acordarán: sacaban a una niña con peineta y cantaba creyéndose Mari Fe de Triana y sus padres la ahogaban a abrazos; es como lo recuerdo.

Nunca supe qué méritos tenían aquellas niñas vestidas de sainete. Me lo preguntaba desde la cama, mientras me daba la tos y me mareaba el ruido que aquellas idiotas metían azuzadas por locutores y periodistas tan ruidosos como los de ahora.

Entonces a aquello la gente “progre” lo miraba con asco, y decía que la televisión servía para que la gente no pensara. Y ahora yo leo ruido, leo cosas inconexas, veo que en las teles-me dicen porque esos programas no sé ni a qué hora son-, meten también la misma bulla, y a todos les pagan por la bulla que meten.

Es extraño: pasan cuarenta años y los únicos que no se cansan son los que meten ruido. Cuanta falta nos haría un silencio escandaloso.

Igual entonces podíamos distinguir lo que nos quieren contar de lo que realmente sucede.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ruido.

  1. Miguel Mora dijo:

    De alguna forma, los Jurados siempre tienen algo de Tribunales por eso quizás no suelen ser justos. Pero creo que hoy el Premio Cervantes otorgado a Caballero Bonald es muy merecido. Tan merecido como tardío. Recibido ya a esa edad en que hasta las satisfacciones se toman con un cierto distanciamiento. Excelente escritor en todas sus facetas, con unas Memorias: “Tiempo de guerras perdidas” y “ La costumbre de vivir” que ya para siempre quedarán inacabadas y una obra reciente poética– ésta sí acabada y perfecta – “ Entreguerras” que confieso he disfrutado, hace unos meses, leyéndola yo solo y en voz alta, sin importarme no comprenderlo todo, emborrachado por la belleza formal del texto.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.