Cómo crear una revista de arte y literatura y no morir en el intento.II- Técnicas y consejitos bien intencionados.

II Técnicas y consejitos bien intencionados.

 

La cosa tiene su aquel. La cosa de la técnica, quiero decir. Quien tenga una web que ha hecho él mismo, por ejemplo en blogger, o con el sistema de wordpress, bien ésta en servidor propio o alojado, o sea en wordpress.com, sabe a qué me refiero.

Y el resto de sistemas y de diferentes servidores lo mismo.

 Para empezar: pónganse un traje con el nombre de Paciencia. Este es el primer consejo. Porque, contraten o no hosting propio, se les “caerá el servidor” de vez en cuando. Y la web, esa a la que tanto tiempo han dedicado, no se verá, y habrá que contactar con los dueños del hosting o rezar a los santos para que blogger, wordpress, o cualquier otro tengan a bien enterarse y solucionarlo.

Pero antes de todo eso habría que definir con palabritas no técnicas que es eso de tener web propia o de otro.

Web propia es aquella que se van ustedes a comprar un hosting donde “alojar” su web, y elijen en ella un “modelo” . Son ustedes los que dominan todo lo que hacen en ella, eligen el modelo, cambian, quitan y ponen. Y pagan por ello.

Web alojada en un dominio que no es de ustedes es cualquiera de wordpress.com, blogger y similares. Aquí tienen la facilidad de que les dan muchísimas cosas hechas y solo es cuestión de –dentro de unas plantillas tipo- ir adaptando y eligiendo, no pagan nada pero no pueden entrar en las “alcantarillas”, o sea, en determinados asuntos de código, por ejemplo, no pueden instalar algunas mejoras, etc.

Para empezar, y si no saben nada de una cosa tremenda que se llama html, o sea, de códigos, métanse en una que no sea “propia”: ya habrá tiempo para liarse luego. Y este es el segundo consejo.

 

Quiero señalar a los puristas de esto, que ya les estoy oyendo, que ya sé que técnicamente tendría que definir hosting, dominio y demás, pero para eso hay muchas páginitas: yo hablo para gente como yo hace cinco años; o sea, novatos, perdidos y pardillos que sólo quieren “que mi web quede chula”.

Entonces, vamos a suponer que ya han decidido lo de tener una web que no sea propia, pero que me resulte fácil para empezar.

Hay dos “sistemas” que son los más usados, bloger y wordpress.com.

Yo uso el segundo. Blogger me parece muy rudimentario, con muy pocas prestaciones y además con unas plantillas en general bastante malas.

WordPress.com es elegante, variado, hay muchísimas posibilidades de hacer cosas dentro de la web, su sistema de estadísticas es de los más fiables- al menos yo no he encontrado uno mejor y mira que he buscado- se puede “decorar”, admite mucha creatividad.

Tiene algunas cosas negativas: a veces les da un “ataque de imaginación” y cambian las cosas, quitan unas y ponen otras, así que va una a la web y se encuentra con que le han cambiado la forma de subir fotos o la forma de poner un archivo. Eso suele suceder en navidades: no recuerdo navidad en que no hayan cambiado algo para desesperación de los usuarios. De todas maneras en sus foros en español se contestan muchas dudas a estos. También es verdad que a veces bastante secamente…Pero suele ser una ayuda que sirve.

A partir de ahí hay que pensar qué tipo de Revista se quiere. General, específica, de qué periodicidad, con qué colaboradores contaremos, de qué temas queremos hablar, si será informativa o de opinión, o de ambas cosas, si será simplemente creativa…

Y antes de hacer nada en ella, lo que hay que hacer es abrir el Word y hacer un Esquema, con la Planificación de la Web. Es decir, nombrar qué va a aparecer en ella.

Algo como esto:

Titulo de la web.

Secciones en que se divide. Por ejemplo, noticias, opinión, curiosidades, actos a los que ir, colaboraciones…

“Cosas a poner a los lados” (o sea, widget, que ya hablaré de ellos). Por ejemplo; quiero que aparezca a la derecha siempre un video de you tube, o una imagen, enlaces a páginas similares que recomiendo, o sólo quiero poner ahí de qué va la web.

Aquí todo es empezar porque según lo hagamos se nos ocurrirán más cosas, y aquí el último consejo: no recargar la web con secciones excesivas; más vale empezar con cuatro o cinco y en un futuro ampliar que empezar con doce y encontrarse con que ni los colaboradores envían ni algunas secciones  interesan.

Es mejor empezar con mínimos, de gente que sepamos que va a colaborar, a ser muy generosos con todos los que quieren hacerlo y encontrarnos luego con que de lo dicho no hay nada “porque se me olvidó”…

Me dirán que, hasta ahora, no he hablado de la dirección de la web. Y no me refiero a la url, sino a quién la dirige. Eso queda para otro capítulo, pero, de entrada ya les digo; si quieren conflictos acepten codirecciones. Si lo que quieren es que la web funcione, diríjanla ustedes, solos. De eso y de cómo, hablamos en otro capitulo.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en periodismo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cómo crear una revista de arte y literatura y no morir en el intento.II- Técnicas y consejitos bien intencionados.

  1. Nunca he aspirado a dirigir una revista; pero después de leer todo esto, mucho menos aún. Hay que ser muy, pero que muy valientes y osados. Bastante tengo con dirigirme a mí mismo.

    Me gusta

  2. catherine dijo:

    ja, ja! ¡Cúanta razón tiene Amando!
    ¡Chapeau! Alena.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.