Llevar bufanda…

Está haciendo mucho frío en Madrid. A mí no me molesta, me molestan los cuarenta grados de agosto, pero el frío no me importa.

Que diga yo esto con la artrosis que tengo, tiene delito, pero es verdad. Son contradicciones, pero son así. Con el frío salgo a la calle en plan oso hormiguero; envuelta en jersey, chaqueta polar y gorro. Y si hace falta, bufanda. Y puedo andar; puedo respirar sin ahogarme por el calor.

Me gusta andar. En mi caso es difícil; me paro a menudo, es verdad, pero media hora de paseo al sol del invierno es un lujo: sentir que vives en cada pequeño paso que doy. No sé si mucha gente pensará en eso: en el hecho simple de vivir, de sentir, de que el aire frío del invierno nos toque la cara…

Hoy he estado en la Librería Alberti; presentaban un libro, Cartas a un editor, con los dibujos de Juan Romero y la edición de Pedro Tabernero. Esos dibujos iban en los sobres que aquél enviaba.

Hay textos en el libro de muy buenos escritores, al menos para mí, como Mendoza o Vicent. Pero lo bello del libro es que es un objeto artístico en sí mismo. Es una explosión luminosa de imaginación, de colorido, de creatividad. Es como una ráfaga de ese aire que les decía, fresco, que hace levantar la cara, que espabila.

No me quedé mucho tiempo, no hice fotos: sólo escuché y me lo pasé bien. Igual que lo hago cuando paseo. Cuando puedo: pasear e ir a estas cosas.

No siempre puedo hacer ni lo uno ni lo otro, por eso, cada salida así, cada breve caminar, es una fiesta. Una especie de intervalo que me recuerda que todavía hay muchos caminos por andar.

Aunque para hacerlo haya que llevar bufanda.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Llevar bufanda…

  1. Cuando se viven los instantes como fiestas, entonces la felicidad es posible, porque pasea junto a nosotros.

    Me gusta

  2. Lily dijo:

    Tantos pequeños detalles nos recuerdan que estamos vivos y que tenemos la felicidad de nuestro lado, el aire, la lluvia, la nieve, el olor a bizcocho recién hecho…que sé yo ¡tantos!

    Me gusta

  3. Pilar Moreno Wallace dijo:

    Si estuviera más cerca te acompañaría en esos paseos; yo tengo la misma sensación cuando lo hago.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.