Oscar Wilde: Esteticismo contra Realismo.

Este que voy a comentar es uno de estos libros que no leo seguido. Son los ensayos de Oscar Wilde, agrupados bajo un curioso título; el secreto de la vida.

De esta monumental edición de más de cuatrocientas páginas, he leído cien. Bastante para una idea general de la forma de pensar de Wilde y de su estilo en este género, que, a mi modo de ver no es como sus novelas, ni sus relatos.

Wilde usa una técnica muy común en el siglo XIX, pero casi más en el anterior; el diálogo, para dejar ver lo que piensa.  Naturalmente lo de menos son los personajes del diálogo, meros títeres para que el autor se explaye.

A mí me gustó muchísimo el retrato de Dorian Gray, lo adelanto; me pareció una obra narrativamente moderna, original, distinta.

Ahora bien, sus ensayos están en la línea del esteticismo romántico en boga, en contra del realismo francés, y presuponen que la visión estética del arte es la que debe predominar. De modo que Wilde acusa a los realistas precisamente de lo que mejor hicieron: narrar la realidad aunque ésta sea desagradable, para explicarnos- Wilde- que el artista lo que debe hacer es crear belleza. En pleno siglo XIX estas querellas sobre lo que debía ser el arte y la literatura estaban de moda, naturalmente el inglés que comento fue no solo esteta sino estetizante, lo que hoy conocemos como un “dandy” de la literatura. Por eso lanza venablos contra Dickens, y se indigna con Zola.

Esto es interesante de leer, ahora bien a mí me cansa el estilo. O por mejor decir, el estilo y la querella en sí misma. Son otros tiempos, claro, y los temas estilísticos que ocupaban el siglo diecinueve nos quedan-al menos a mí- bastante lejanos.

Algunas ideas sorprendentes sobre que el arte no debe ser revolucionario, o que el artista no debe querer ser actual ni tratar de temas de actualidad, me dejan perpleja; porque en sus obras puramente literarias Wilde hizo justo lo contrario.

Bien: para cien páginas creo que es bastante, el libro queda guardado y en su debido tiempo se leerá algo más. De momento basta para dar una idea de cómo pensaba el autor.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.