Lawrence Durrell: la civilidad. ( ” La celda de Próspero” )

Aún no he terminado a Durrell, me quedan unas ochenta páginas, pero ya puedo darles una idea de lo que es este libro- La Celda de Próspero-, primer tomo de su Trilogía mediterránea.

Lo decía en faceborrico y lo cuento ahora aquí, para todos, un poco más por extenso. Miren, hay autores que tienen entre sí una relación a veces subterránea; como un río oculto que les regara a todos ellos; en este caso habría que hablar de un mismo mar. Sé que Durrell nació en India y que procede de colonos británicos, y que murió en Francia. Y leí algo del Cuarteto, el primer tomo, que me fascinó, hace la friolera de veinte años, y tanto en él como en este libro de ahora lo que subyace es una manera de vivir, de ser, de observar, que, a mí, me parece profundamente mediterránea.

En el amplio sentido del término. Es una manera de ver; una forma de relacionarse con el arte y la cultura que tiene como principio la civilidad; un sentido de lo “europeo” englobador, irónico, sin llegar naturalmente a cínico, divertido sin llegar a cáustico; esa bonhomía y relativismo que pudo dar lugar a una Europa determinada en un momento determinado.

A mí me ha traído en ocasiones el recuerdo de Pla, en lo tocante a ese humor distanciado cuando relata ciertas cosas: no solo de Corfú, sino del carácter inglés, por ejemplo, pero también me ha traído a Cavafis cuando describe el paisaje en el que vive.

Una especie de corriente subterránea, sí, que hace ver a determinados autores de una forma común en lo esencial, y que a nosotros – a mí- me lleva a reflexionar con perplejidad sobre la pérdida de ese atributo; claro que la civilidad no volvió a ser quien era desde que los nazis se encargaron de arrasar Europa.

Por eso es interesante leer este libro: además de porque está muy bien y es muy ameno, porque restaura viejas ideas que hacen falta.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Lawrence Durrell: la civilidad. ( ” La celda de Próspero” )

  1. Una Europa que cada vez se aleja más del ser humano. Los nazis, efectivamente, la arrasaron, y desde entonces se va alejando cada vez con más brío de aquella esencia que fue capaz de crearla.

    Me gusta

  2. Miguel Mora dijo:

    A mi me gusta mucho también la vieja Europa. A veces me parece la salvaguardia de la invasión creciente del modo de vivir norteamericano ( que no es si no el modo de vivir del capitalismo ultradesarrollado ). La Europa culta, civilizada, cuna de tan estupendos escritores o artistas. La Europa que estaba a la cabeza de tantos movimientos y vanguardias hasta la segunda guerra mundial. A partir de entonces el centro se traslada a New York. Con resultados magníficos también. En el cine son los exiliados europeos los que hacen el mejor cine norteamericano. No sería lamentable que París sea sustituido por N. York, que sus artistas y sus Museos, sus Salas de Conciertos ya no tengan nada que envidiarnos ( obviando que nunca podrán tener nuestras Catedrales, nuestros Vaticanos ), lo peor es la coca-colonización: los Mc. Donalds, el individualismo a ultranza, la competitividad desaforada, la búsqueda del éxito como meta absoluta en cualquier ámbito, la espectacularidad …

    Pero nuestra Europa fue víctima del fascismo porque de alguna forma también dio lugar a él. O hizo oídos sordos, no quiso ver. Como antes no había querido ver la colonización belga del Congo, las atrocidades inglesas en sus colonias. O las francesas y las nuestras en el norte de África ( por no remontarnos a la conquista americana). Estuvimos a la cabeza de la civilización porque aplastábamos cabezas que considerábamos no civilizadas. ¡ Qué paradoja !

    Acostumbro a salirme un poco del tiesto cuando en realidad lo que pretendía era llamar la atención o recomendar, si se me permite, la lectura de una entrevista que hace Fietta Jarque con el artista Santiago Sierra en Babelia del último sábado. Entrevista tremenda por el convencimiento del entrevistado y por la rotundidad de sus argumentos. Habla de la libertad, de los fascismos cotidianos ( aquellos que puedan convertirse en el caldo de cultivo de nuevos nazismos ), de instituciones aparentemente democráticas que son todo lo contrario etc.

    No sé Alena, si es oportuno este comentario pero utilizo la entrada para recomendar la entrevista ( por si a alguien se le ha escapado) y también por “rebajar” un poco nuestro autoestima como europeos.

    Me gusta

  3. alenar dijo:

    Miguel, siempre es oportuno un comentario cuando tiene que ver con el articulo y está razonado. Y recomendar lecturas interesantes nos enriquece a todos. Gracias por comentar aquí; que es tu casa.

    Me gusta

  4. Gabriel dijo:

    Todavía no he conseguido La celda de Próspero, pero empecé a leer El Cuarteto en el centro de una especie de conjunción cósmica, o sea, en Corfú, este verano. Me fascinó ya el prólogo de Justine, en el que Durrell explica qué juegos formales de tiempos vamos a encontrar, y por qué.
    No me importó dejarme llevar por la playa y aparcar esa lectura, porque la dejé sabiendo que la retomaría.
    Saludos
    Gabriel

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.