Mamuts literarios.

Lo mejor que tienen las redes, a pesar de la cantidad de ruido o basura que también existe, es la libertad de leer y contar qué se lee al margen de los Gurús.

Lo pensaba estos días viendo los mamuts en que se han convertido los espacios culturales de los periódicos oficiales.

No solo salen los mismos, reseñados por los mismos en el apartado de literatura, que es el que más me interesa, sino, lo que es mucho más mezquino, ruin y de mala fe, ya se ocupan de que otras cosas no salgan.

Es decir, de reducir a la inexistencia. Por eso también muchos de esos Gurús de lo correcto en literatura, pagaditos por las empresas-no editoriales sino económicas- se meten en redes silbando para disimular.

Pero no les sirve de mucho, pienso: en redes son uno más. En redes se arriesgan al no me interesa, al comentario y al bochorno de leer en público que, tal autor que promocionan con campañas de marketing dignas de Goebels, es simplemente un verdadero coñazo insufrible.

Y esto se lo dice la gente; la normalita que está en redes y opina porque para eso tiene internet. Claro que lo pueden borrar de su “muro”… pero entonces se arriesgan a que se viralice que lo han borrado.

Lo de los espacios culturales de los gurús es simplemente eso que nos enseñaban en la Facultad de Periodismo: técnica subliminal de publicidad. Palmeo, palma y sarao, alípori de la empresa auto jaleándose.

Muermo, coñazo, estupidez, chorrada.

Prefiero leer a José Naveiras- un suponer-. Y lo digo. Es un ejemplo, pero hay muchos otros. Y editoriales pequeñas, que caminan, que andan, se mueven y hacen cosas.

Y los pobres mamuts siguen en sus cuevas sacando los colmillitos viendo cómo avanza la glaciación y les coge con el pie- la pata- cambiado.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mamuts literarios.

  1. catherine dijo:

    Acabo de leer La buena novela, Au bon roman que recomandaba cierta Gurú… gracias, Alena.

    Me gusta

  2. Si es que es verdad. Ocurre sin embargo que el trabajo es más lento de lo que parece. El miedo que me da es que acaben por darse cuenta y pongan puertas al campo. Estos son capaces de intentarlo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.