Lawrence Durrell. El placer de contar ( ” Reflexiones sobre una Venus marina”).

Reflexiones sobre una Venus marina es un magnífico libro de Lawrence Durrell que encantará a quienes disfruten del placer de leer buena narrativa, y de dejarse llevar por el relato.

Con esto quiero decir que es un libro clásico; escrito hace más de cuarenta años y con la forma de escribir de alguien que no pretende demostrar lo bueno que es escribiendo, ni asombrar a nadie ni nada por el estilo, ni siquiera ser best-seller porque en los mediados del siglo XX no existían esas campañas para subir a la peana a nadie.

Así que se puede uno dedicar a disfrutar de este libro, que es el relato del tiempo en el que Durrell estuvo en Rodas. Naturalmente aparece toda una galería de personajes, amigos y conocidos del escritor, supongo que unos reales y otros imaginarios basados en sus vivencias, y aparece el paisaje; no como elemento decorativo, sino impregnando toda la narración: el paisaje como historia y como actualidad.

Está situado en los años inmediatamente posteriores a la II Guerra Mundial, y se puede leer aquí la desolación en la que quedó este pequeño lugar, los destrozos, el abandono, pero a la vez aparece el paisaje histórico de Grecia; eso quiere decir que Durrell nos cuenta historias de Rodas, eso sí, en un tono que no tiene nada que ver con la asepsia sino con el mito y la leyenda.

Y llega esa cercanía al lector, al menos a mí. Durrell describe con una exquisitez y elegancia y a la vez naturalidad que dignifica la literatura.

Leer este libro es como pasear al lado del autor por Rodas, acompañarle en sus excursiones, escucharle contar la historia, conmoverse con sus costumbres, ir con él de romería al santo, bailar en la plaza, caminar por el muelle, o acomodarse en un coche destartalado esperando que no ocurra nada por las carreteras de polvo y viñas.

Un lujo para quienes disfrutamos de los libros sin que nos quieran asombrar, ni guiar, ni adoctrinar.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Clásicos y Modernos, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lawrence Durrell. El placer de contar ( ” Reflexiones sobre una Venus marina”).

  1. Miguel Mora dijo:

    No he leído a Durrel por lo tanto no puedo hablar de él. Pero me ha encantado tu último párrafo “ Un lujo para quienes disfrutamos de los libros sin que nos quieran asombrar, ni guiar, ni adoctrinar “. Esa es la realidad. Algunos libros siempre han sido nuestro territorio de libertad, la manera de comprender mundos distintos al nuestro pero a la vez cercanos, descubrimientos que nos enriquecían porque nos ayudaban a vivir, a entender a otros, a conocer tiempos y lugares distintos. O simplemente a disfrutar de la belleza. La belleza es relativa y depende de formación y sensibilidades pero nos damos cuenta enseguida cuando la descubrimos en la literatura o en el arte. Y algunas son mayoritariamente compartidas : Mozart, Bach, algunos paisajes, determinados poemas. Pues bien: también se quieren cargar esto. Quieren ( ellos, los mismos poderes que nos expolian económicamente ) que seamos uniformes, dóciles. Que todos leamos los mismos libros. Por eso se hacen de encargo y los colocan en montañas en la entrada de las librerías ( o almacenes de libros ) presentes en nuestras ciudades, por eso se les hace publicidad encubierta en programas de radio o en telediarios. La cultura siempre fue en buena medida una forma de resistencia, hay que resistir – y tú pareces hacerlo muy exigentemente – a las modas, a las grandes cadenas de Librerías, a Editoriales poderosas… supongo que también al libro digital.

    Pasa lo mismo con el cine o el teatro ( el mejor se sirve de tapadillo en pequeñas salas ) y la música, al menos con la ligera.

    Me gusta

  2. Por lo que vienes contando de Durrell, es uno de esos autores a los que conviene leer, porque será el mejor modo de comprender un tiempo, más allá de los titulares interesados. No inciertos, pero sí incompletos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.