Preguntas domingueras.

Tres  cosas a comentar este domingo en plan breve.

Esta noche es la gala de los Goya. Yo no suelo verla porque me cansa un poco, la verdad. Pero me parece muy bien que los actores y actrices tengan su momento de reconocerse entre sí y premiarse. Y sobre la gala de este año apoyar todas y cada una de las reivindicaciones de este colectivo. Ha dicho la ministra que “no es el sitio adecuado”; pero a la ministra, la calle tampoco le parece el sitio adecuado. ¿Qué sitio le parece adecuado a la ministra?…o ¿lo que le parece inadecuado es que se proteste?…Tienen un afán de censurar, prohibir y decirnos a todos lo que es adecuado que dan grima.

Espero que nuestros actores y actrices sí lo encuentren adecuado y protesten adecuadamente.

Pasando a otro tema; andaba leyendo a Natalia Ginzburg- Las palabras de la noche-y lo he dejado. El libro me aburre muchísimo. No me meto en la historia ni con calzador y me cansa la forma de contarlo. Qué se le va a hacer. Leí sus memorias y me encantaron, pero éste no termino de saber qué me quiere contar.

Y último; una pregunta a quien recoja el guante; ¿ es verdad que el cuento “se lleva menos” que el micro relato?, y si es así, ¿por qué?…he participado en feisborrico en una serie de comentarios sobre el tema y me gustaría saber qué opinan.

Tres temas; si quieren opinar, bienvenidos.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Cinema Paradiso, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Preguntas domingueras.

  1. Miguel Mora dijo:

    Vivimos en el mundo de la prisa. La serie – que dura unos cuarenta minutos por capítulo – empieza a ganarle terreno a la duración convencional de la película. Las sinfonías de más de una hora empiezan a resultar pesadas. Los comentarios no pueden durar más de 59 segundos, la información en telediarios sobre exposiciones constituye una pasada ultra rápida sobre los cuadros que impiden contemplar nada. Crecen las mini-conferencias de un cuarto de hora. Cada vez hay más tertulianos en la radio para que su tiempo se vea reducido… No interesa lo largo, la reflexión profunda, el cine que se recrea en la belleza de las imágenes, lo docto… cosas que muchas veces van unidas al tiempo largo, a la ausencia de prisas, a la calma.

    Supongo que por eso el micro – relato gana también terreno.
    Independientemente de que a lo largo de la historia hayan existido cuentos breves maravillosos, cortos en cine estupendos, piezas musicales cortas insuperables. Y sentencias o eslóganes que han movilizado más que inflamados discursos…

    Me gusta

  2. Miguel Mora dijo:

    En cuanto a los Goyas. Esta semana he oído una entrevista con el presidente de la Academia, González Macho, me parecía muy preocupado en que no se repitiese el famoso “ No a la Guerra”. Pues yo lo voy a ver con la esperanza precisamente de que abunden las protestas. ¿ No es el lugar adecuado ? : estamos en una situación tan horrible que pienso que hay que aprovechar todas las circunstancias para protestar por los recortes. Hemos importado una ceremonia muy similar a los Oscar. El cine español ha remontado este año con una película ( ¡ qué no veré casi en una quizás estúpida actitud “militante” ! ) de corte norteamericano en la línea del cine espectáculo, del cine de catástrofes. Prefiero la de Trueba, “El artista y la modelo” que me parece magnífica. No sé porque no está la película de Cesc Gay , un cine distinto , también estupendo, con unas interpretaciones realmente espléndidas, sobre todo de Eduard Fernández.

    Estoy asistiendo a un curso de cine en el Museo de Arte Contemporáneo de mi ciudad : “ Derivas de la modernidad: del cine clásico al cine moderno 1950 a 1980 “ que me está rememorando la vieja época de los cines-clubs. Otro mundo, otro cine, otros comentarios, otra manera de hacer crítica. El último día- como conferenciante invitado – dio una formidable clase sobre Godard, Paulino Viota. Con un análisis pormenorizado de “ Al final de la escapada” que nos hizo ver la importancia del director, de la película, del movimiento de la Nouvelle Vague etc.
    Salí, además encantado de la pasión con la que alguien puede hablar de un tema que le gusta y que domina. El gusto por el trabajo – el de conferenciante en este caso – bien hecho.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.