Forma de despedir el día.

Anda una en sus cosas…y no las cuenta. Y se da cuenta de que no las cuenta.

Bueno, tampoco es para tanto; es que anda una eso, a su aire, leyendo-a Jorge Edwards- escribiendo a ratos pero con bastante aprovechamiento, con los huesos alborotados, un poco como en interiores, ya saben.

Y entonces no viene por aquí, y se calla y así va el asunto.

Con esta cierta necesidad de recogerse, de mundo íntimo. Y con ninguna gana de contarlo. A veces pasa; esta necesidad de silencio, de alejamiento de lo externo.

El viernes ha estado casi todo el día lloviendo, yo tenía que haber salido pero ayer el cuerpo dijo hasta aquí.

Y aquí me he quedado.

Es invierno.

Y diluvia.

Hay una luz encendida en mi cuarto, esperando que abra el libro y me ponga a leer. Y también me espera Liszt con Hamlet, uno de sus poemas sinfónicos; me han regalado la serie completa y los voy escuchando como se debe; o sea, despacito.

Así acabará el viernes; con esta música hacia el corazón, con esta luz acompañando, con un libro amigo.

No hay mejor forma de despedir el día.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Forma de despedir el día.

  1. catherine dijo:

    Buenas noches, Alena. Buenas escritura, lectura y música.
    Invierno, silencio, son palabras que describen también mi estado de animo, como hibernación.

    Me gusta

  2. Kuni dijo:

    Sssshhhh, buenas noches y hasta mañana Alena.

    Me gusta

  3. Lily dijo:

    Pues sí, Alena…no hay mejor forma de acabar un viernes lluvioso y frio ! ¡Buenas noches !

    Me gusta

  4. ¡Qué descansada vida la del que huye del mundanal rüido!…
    ;))

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.