Novelitas.

Mientras estoy leyendo a Soledad Puértolas, mi amor en vano, un libro que, en mi diario personal he calificado de “novelita”, se me ocurre pensar precisamente en eso, en las novelitas, o en cómo dentro de cien años se calificarán los libros que hoy nos invaden en una cacofonía impresa-y ya no sólo impresa- y que en general duran lo que dura la temporada.

No digo que este vaya a ser el caso de Soledad Puértolas, aunque me temo que también, pero quiero decir que no es que esté poniendo este libro de ejemplo. Entiéndanme bien, o mejor, no me mal entiendan. A lo que voy es a la falta de permanencia de lo que se escribe y publica; a la falta de durabilidad.

Nos puede no gustar Flaubert, o Gorki, o Luís Cernuda, o…pongan ustedes nombres clásicos. Pero sucede que los seguimos leyendo, permanecen en las bibliotecas públicas, cada generación encuentra sus “mitos” literarios, claro es que cambiantes, pero al final, en cada generación se repiten unos cuantos nombres.

¿Qué va a quedar de esta literatura de la fugacidad, de la estantería a rebosar, de la lectura apresurada, del libro pergeñado con cuatro futilidades, que nos puede hacer pasar un rato agradable, pero que olvidamos cuando leemos el siguiente?…

 

A menudo tengo la impresión de que no se escribe ni se lee con reposo. Y sobre todo que no se escribe por placer de contar historias. Y de que no se lee con interés de envolverse en lo que se está leyendo; leemos para decir que hemos leído, para estar al día, para poder ser “como todos”.

Me gustaría saber por ejemplo, quién recuerda lo que leyó hace diez, quince años, qué libros se le quedaron en el corazón.

Porque los libros de verdad, los que trascienden épocas, no pasan de moda, no les afecta la temporada, no dependen de la Feria del Libro. Y me temo que de estos cada vez hay menos.

Reflexiones que comparto por si quieren opinar.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Novelitas.

  1. Completamente de acuerdo. Pero, pregunto, ¿si existen estos clásicos que perduran e incluso mejoran con el paso del tiempo, no tendrán algo que ver la existencia de las ‘novelitas’?
    ¿No existe el Quijote porque existieron muchas novelas de caballería que en aquella época eran ‘best-seller’ y, sin embargo, eran novelitas hoy infumables…?
    Ojo, no afirmo. Es una duda o una reflexión que llevo tiempo haciéndome.

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    El asunto es que- en mi criterio, conste- al lado de esas novelitas, no existe algo ni remotamente parecido al Quijote. Me refiero en el sentido de calidad y perdurabilidad.
    Tomemos Flaubert, Zola…claro que en Francia existían “otro tipo de novelas”; eso que llamamos novela de entretenimiento, novela ligera, y claro que unas eran mejores que otras y convivían.
    Ahora bien, en los últimos veinte años, ¿qué novela ha superado esa perdurabilidad?…naturalmente que están “todas las demás”, pero es que lo que yo no veo son narrativas que marquen un hito, que señalicen, que uno/a las lea y diga “esto ´sí”.
    Nos gustará más o menos ” Cien años de soledad”, ” hombres de maíz”, la ciudad y los perros”, ¿dónde están las nuevas formas de narrar que también marcan hitos así?… Tengo un cierto interés en ver cómo se desarrolla la novelística de Edmundo Paz Soldán, que me parece un escritor que puede marcar maneras narrativas, o Rodrigo Soto, que tiene una manera distinta de narrar, o Juan Gabriel Vásquez, al que le llovieron críticas de los ineptos porque ganó el premio Alfaguara hace un par de años y que escribió una novela fuera del contexto de adocenamiento actual.Y magnífica, añado. Pero son casos aislados, por desarrollar. En España sinceramente veo poco. Europa por otro lado es un cúmulo de batiburrillos entre escritura “de impacto”- que dura un mes, escritores magníficos pero con ya todo hecho ( Auster, Roth, Cartarescu)… y poco más. No leo obras destinadas a quedarse.
    Claro que los libros de caballerías no estaban destinados a “quedarse”, ni las novelitas rosa de la época de Flaubert, ni las experimentaciones a primeros de siglo; pero a su lado SÍ quedaron otras Novelas. Eso es lo distinto hoy; que hoy no conviven porque no hay novelas que permanezcan.

    Me gusta

  3. Casandra dijo:

    La cabaña del tío Tom , fue mi primer libro que leí por gusto , a lo 14 años. No sé si es un libro transcendental o no , si es bueno o malo , pero para mi, de ahí nació el gusto por leer . En ese momento me gustó y hasta impactó.

    Algunos libros que he leído y volvería a leer , como ejemplo:

    -Ana Karenina
    – Madame Bovary
    – La dama de las camelias

    Y de esas novelitas , tengo un montón , que podrían ir a la basura y no pasa nada.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.