Fernando Castillo, “noche y niebla en el París ocupado”.

Fernando Castillo ha escrito un excelente libro sobre el colaboracionismo en la segunda guerra mundial y en su posguerra en los países afines al EJE, como España.

Noche y niebla en el París ocupado, que alude a la frase con que el Estado Mayor Alemán institucionalizo por decreto el terror en Francia, y que edita Fórcola,  relata las vidas fundamentalmente de cuatro personajes; André Gabison, un colaboracionista judío, Albert Modiano, padre del escritor Patrick Modiano, Pedro Urraca, policía en la embajada de Paris, y Cesar González Ruano, escritor español, dandi y fascista.

Todos estos personajes fueron aves de rapiña, unos más y otros menos, represores, se apropiaron y traficaron con las propiedades de judíos, comunistas, republicanos, o simplemente “desafectos” a las botas del Reich. Y por entonces, desafecto era cualquiera que se les pusiera por delante.

Nos cuenta cómo expoliaron, traficaron, se quedaron con los bienes de los –por el momento- vencidos, y cómo se enriquecieron a su costa, sin el menor escrúpulo y hasta con donosura, como el ínclito Ruano. Por lo demás, excelente escritor, que deben ustedes leer porque es una joya.

El libro es muy entretenido y está narrado estilo reportaje, de modo que resulta muy ameno para un lector común; Castillo nos habla de lo que llama “ gente rara”, sí; gente que, como define en algún párrafo, está siempre en medio en todas las guerras y aprovecha ese estado de cosas para sacar tajada. Gente que estuvo en los servicios de información de los alemanes, que usaba métodos de gánster y que fue especialista en nadar en aguas turbulentas. Que después de la guerra encontraron retiros dorados en paraísos fascistas, como España y Portugal, que fueron amparados por Franco, dotados de prestigio durante décadas, que se hicieron ricos a costa de los muertos y las delaciones y que después-algunos- cayeron en el olvido, y otros murieron en extrañas-cuando menos- circunstancias.

No estaría de más que hoy se leyera, y se recordara, ya que la noche y la niebla parecen amenazar otra vez a Europa mientras miramos pudorosamente hacia otro lado.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.