No me ha gustado Carver.

Me lo estaba temiendo, porque el libro lo hojee hace meses y me temí lo peor, pero hoy he cogido el libro de relatos y me lo he leído. Y no, no me ha gustado Carver.

Para empezar ni siquiera me ha conseguido interesar lo que cuenta. Verán, Carver plantea un mundo de personajes, que, en mi criterio, o están todos frustrados, o han conseguido hacer de su vida, por sus decisiones, algo miserable. El asunto es que el mundo en el que se mueven, sus opiniones, sus formas de ver la vida, sus decisiones, a mí en lo personal, no me llegan, me dejan de interesar a las quince o veinte líneas. El asunto es que cuando lo leo termino pensando que Carver tenía una visión de las cosas que mejor fuera al médico; los padres son unos desgraciados, las relaciones sexuales son un problema, los amigos nunca te aprecian, el paisaje transcurre en lugares sórdidos, polvorientos y mediocres. Y alejadísimos; en pueblos americanos donde todo es gris, tristísimo, tremebundo, vaya. Y a esto se añade la forma de contarlo, que me lo cuenta como quien recita un anuario;  quiero decir, el autor se distancia de tal modo de lo que cuenta que consigue que te importe un pimiento lo que les pase a esos pobres bobos.

No me ha gustado su sequedad narrativa, ni su falta de humanidad, sus personajes me parecen títeres a los que él mueve para demostrar lo que él quiere demostrar; sin vida propia, sin existencia real; me parecía estar leyendo a un juez dictar una sentencia.  

Pues bueno. No encuentro en Carver salvo a un mediocre expositor de una forma de vida mediocre.

Y me aburro.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No me ha gustado Carver.

  1. francisco gomez dijo:

    Un saludo muy especial en el día de San Jordi a quien tanto promociona el libro y que yo conozca no hay otra que lo haga con tanto cariño y sabiduría como lo hace vuesa merced
    Saludos Paco

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.