Sobre Mourinho.

Históricamente el Madrid ha tenido una serie de entrenadores muy caballerosos, como Pelegrini, o Queiroz, o Benito Floro, que consiguieron que el equipo fuera un modelo de corrección y un ridículo viviente en el campo de juego.

Aparte el caso de Del Bosque al que echaron de mala manera, lo de lidiar con un vestuario de ególatras siempre fue resuelto diciendo amén a todo y paseando amenes a los sucesivos presidentes.

Mourinho es un grosero, maleducado, zafio y mezquino. Se ha puesto en contra de medio equipo y la prensa no le aguanta porque no dice lo que quieren que diga, sino lo que piensa.

Se ha peleado con medio planeta futbolístico y con la plantilla.

Y sin embargo es un magnífico entrenador de fútbol.

La plantilla de Real Madrid gana dinero a espuertas. Y no aguanta a un señor que les diga que fulanito defendió fatal el corner, que Casillas estaba jugando de pena, o que hay que jugar los partidos olvidándose de la niña mona con la que van a follar por la noche.

Los periodistas no aguantan que Mourinho les ponga en su sitio: son periodistas, ni son entrenadores, ni tienen porque saber detalles del vestuario para conseguir más audiencia, ni tienen porqué poder aconsejar sobre alineaciones. Los periodistas están para informar. Punto.

Ahora están todos encantados porque Mourinho se va; pondrán a un caballerosísimo señor de entrenador, que compadreará con los de la prensa, aguantará que jueguen quienes no deben “porque son leyenda”, y al Madrid le eliminarán en octavos de la Copa de Europa.

Eso sí: seremos un modelito excelso de buen rollito.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en deportes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sobre Mourinho.

  1. Creo que has dado en el clavo, pero no por lo de Mourinho (que no comparto), sino al citar a Del Bosque. Él que no se enfrentó a medio planeta y fue educado, pero mantuvo sus criterios. Ahora recuerdo que él retiró a Casillas y dejó a César en la final de la 9ª. Sólo la lesión de César hizo posible que Casillas salvara la final.
    Si Mourinho hubiera explicado lo de Casillas desde el primer momento, como lo explicó hace unos días, estaría de acuerdo con lo que dices. Pero primero sembró la duda, no sobre el buen o mal hacer de Casillas, sino sobre su profesionalidad. Y sólo más tarde ha dado razones técnicas.
    Que sea buen entrenador, no lo discuto. Pero no tan magnífico como quieren algunos que creamos. Su propensión a tácticas ultradefensivas frente a rivales que de entrada teme, han dado gloriosos resultados al madridismo, como la manita del Barça o el 3-1 de Dormunt.
    Ahora bien, también te doy la razón en otra cosa: esa plantilla de ególatras necesita un entrenador muy especial, fuera del molde habitual y del ‘bienquedismo’

    Me gusta

  2. Miguel Mora dijo:

    Yo soy muy madridista. No me importa que el Madrid gane aunque sea de penalti injusto. Creo en aquello que decía Vázquez Montalbán de que en el fútbol ( quizás en el deporte en general ) no estaría mal agotar nuestra parte menos racional. Es en donde hace menos daño. Yo detesto la competitividad en la vida, prefiero a los derrotados que a los triunfadores ( menos en el fútbol…), jugando al fútbol de joven aprendí a perder. Eso, naturalmente, también forma parte de la formación educativa del deporte.
    Mi entrenador preferido es Del Bosque, prefiero ese perfil al de Mouriño. Creo que Florentino lo expulsó de mala manera y se equivocó en las formas y también en el fondo porque después de él han pasado decenas de entrenadores que han conseguido mucho menos que Vicente. Mouriño me parece un muy buen entrenador. Es el que me parece que más influye – con los cambios – en el transcurso de los partidos. Pero el clima del vestuario también influye en el juego y él se mete en todos los fregados, fuera y dentro del campo. Muchos periodistas, es verdad, probablemente no se merecen otra cosa que un interlocutor tipo Mouriño, quizás a algunos jugadores le venga bien también un sargento de hierro pero la situación actual hace inviable su continuidad, si se queda él se irían la mayoría de ellos que son los que ganan los partidos. Yo ya prefiero que se vaya, que nos deje tranquilos. También temo se vuelva a iniciar otro ciclo de cambio de entrenador cada año o cada seis meses.

    El asunto Casillas ha sido el detonante más importante. Es un mito. Lo ha ganado todo y tiene ángel ( deportivo ). A mi me parece un portero magnífico pero es verdad que sale, por alto, peor que Diego López y juega peor con los pies. Y es normal que a alguien que está actuando bien no se le cambie. Y el entrenador debe decidir siempre independientemente. Lo que ocurre es que Mouriño y Casillas no se tragan y ahora se está produciendo – como en el caso de Pepe – un castigo y una especie de venganza.

    Por último, otra muestra más de la irracionalidad del fútbol: me gusta más el ambiente del Nou Camp que el del Bernabéu, más el himno y el público del Barça que el del Madrid, tengo un nieto catalán que cuando crezca será del Barça… pero cuando sale el Madrid al campo no pienso más que en su victoria. Y si es contra el Barcelona, mejor, mucho mejor.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.