Hablar al aire.

Salgo entre un cielo nublado y un intento de clareo.

Estoy disfrutando del silencio cuando aparece: mujer con perro.

Mujer deseosa de largar parrafada me interese o no.

mañanademartesEn dos minutos, me entero de su vida familiar: la de su hija en Galicia, de sus veraneos, de cómo alimenta a su perro, de lo listísima que es- su hija-. Me despido con una sonrisa cortés, pero, a la vuelta, está parada, esperando y continúa.

Le hago disimuladamente un pequeño gesto al perro.. Me entiende a la primera y sale disparado. Me despido desde lejos: “ lo siento, hasta otra” y la dejo hablando: sin mí pero hablando.

No. No soy sociable, concluyo. Solo que, también es cierto, no me importa no serlo.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hablar al aire.

  1. Si supiéramos leer en las miradas el instante en que estorbamos o el momento en que es necesaria nuestra palabra o cuando se trata de estar, pero estar calladito…
    Bendita claridad la tuya, añado.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.