Azúa y lo “moderno”: “Autobiografía de papel”.

Vengo comentando hace varios días en Facebook sobre este libro, y, ahora que lo he terminado es hora de aclarar el sentido de estos comentarios.

Autobiografía de papel, de Félix de Azúa, es un ensayo sobre el sentido de la literatura en el tiempo actual, que hace además incursiones en el arte.

Dije hace días que me estaba interesando y que eso es distinto a que me estuviera gustando.

El libro es interesante porque expone la teoría de la decepción artística que parece sentir el autor, y desgrana diversos movimientos literarios hasta llegar a Internet y sus formas particulares de creatividad.  Azúa viene a decirnos que todas las revoluciones artísticas del siglo XX han quedado en nada y que sólo han servido para llegar a un todo es arte, que, parece, a él no le gusta nada.

Dicho así, en sentido generalista una podría decir que lleva parte de razón; pero leyéndole despacio una lo que opina es que a Azúa no le gustan los movimientos revolucionarios.

Siendo verdad que estamos inmersos en una actitud del todo es arte, no es verdad-a mi modo de ver- que las revoluciones artísticas del siglo XX no hayan cambiado el panorama creativo en España. Y no es cierto que la generación de Martín Santos se perdiera en el olvido; coincido con él subjetivamente hablando en que las novelas de Benet son aburridísimas para el lector común, pero sin ellas no se hubiera podido llegar a valorar el realismo mágico hispano como se valoró y disfrutó. Por poner un ejemplo. Por otra parte, yo no creo que un texto deba ser “no aburrido”; yo creo que un texto debe ser inteligente. A fuerza de escribir textos muy “entretenidos” y darlos a los lectores como si fuera oro, es por lo que hemos llegado a Dan Brown. Pero de eso no tiene la culpa Benet sino los mercachifles de la literatura.

Hay un tono en Azúa que no me gusta nada, también subjetivamente: un retintín hacia lo que él llama “escritores de izquierdas” o parecida frase, que, me suena a “no me dejasteis rascar bola y ahora me meto con vosotros”, que, como él mismo diría es muy “español”. Tiene el libro análisis interesantes, mezclados con subjetivismos más propios de artículo periodístico a la moda. Y a eso se le añaden varios “ ya lo dije yo”, “ en mi libro…” etc, que a toro pasado suena cuando menos como el adivino del futuro cien años después de pasadas las cosas.

Yo les diría que lean el libro y saquen su propio juicio de él; lo mío al fin y al cabo es también mera opinión subjetiva.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.