Tiempo Lostalé.

Hace unos días leí en Facebook a Jesús Marchamalo una expresión que hoy me apunto y rubrico.

Venía a decir que, en ocasiones, “hace Lostalé”.

Leyendo Quien lee, vive más, de éste, en editorial Polibea, a pesar del calor externo que se está desplomando esta tarde domingo en Madrid, en mi casa “ha hecho Lostalé”.

Es un tiempo de calma, de paz, de sencillez y de elegancia al escribir; que se mete en el corazón mientras se va leyendo y deja fuera los extremos, tanto del clima como de la vida.

Qué bien se lee a Lostalé cuando nos cuenta las razones de que quien lee, vive más.

Este es un libro amoroso ; un libro que acaricia los libros, que los acuna y los entiende y nos los arrulla. Y qué falta nos hace en tiempos como los de hoy libros así: libros que hablen del gusto por la lectura, que nos expliquen a los iniciados en ella que no somos unos raros, que no somos una especie distinta, que tenemos derecho a decir que amamos los libros.

Tiempo Lostalé para llenar el corazón de calor que no quema, ni aturde, sino que envuelve todas las lecturas que hicimos: que haremos.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tiempo Lostalé.

  1. Me lo apunto de inmediato. Sin más.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.