Lola Sanabria en Madrid.

He estado en la presentación de libro de Lola Sanabria, partículas en suspensión, en la librería Tres Rosas Amarillas y en la del libro DeAntología, que se presentó después.

Voy a ser breve porque no anda una demasiado bien y tampoco tengo la cabeza para mucho.

Me gustó la presentación de Lola. Amena y entrañable e incluyendo algo que a mí me importa mucho cuando asisto a estos actos: lectura de textos de la autora. Leyó ella y Manu Espada y varios asistentes. Por cierto que se llenó la librería.

sanabriaLo que escuché me interesó mucho, me pareció ágil, sugerente y original. Muy natural, con gran frescura narrativa. Habló Lola un poco de su forma de escribir, y yo resaltaría también esa sensación de naturalidad al hacerlo. Cuando lea el libro haré la reseña, pero sí adelanto que tiene buena pinta.

Después Rosana Alonso presentó el libro de micros antologado por ella y Manuel Espada. Y se leyeron diferentes textos por autores que han asistido a la presentación. Me volvió a gustar escuchado en su voz el micro de Javier Ximens que ya cité aquí. Comentó Mariano Vega del buen trato que están ofreciendo al libro diferentes emisoras de radio, y que eso empieza a ayudar a su difusión.

No me quedé todo el acto; llegadas las diez menos cuarto me marché:  una no anda para mucho, pero fue un rato ameno y agradable re-encontrar amigos comunes.

Les dejo una foto- mala- del acto. No estaba yo para muchas fotos, pero al menos un testimonio, aunque sea desde la silla…

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lola Sanabria en Madrid.

  1. ¡¡Muchísimas gracias, Alena!! Fue un enorme placer verte. Te busqué cuando acabó el acto y el gorrión había volado. Nos vemos. Ya lo creo que nos vemos.

    Abrazos resacosos.

    Me gusta

  2. Enhorabuena a todos. La antología aquí la tengo. Esto de tener un libro de micros está bien, porque se pueden usar como antes se usaban los cigarrillos: para desconectar un rato y saborear algo diferente. Esperemos que no sean perjudiciales para la salud, aunque sé de buena tinta que son adictivos. A ver si me hago con el libro de Lola, leñe

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.