Cielo nocturno.

 

Hizo demasiado calor y solo el paseo nocturno se dejó transitar ayer. El resto, intentos de buscar la sombra.  La tarde además vino con bochorno incluido. Ni siquiera esas nubes tan de sierra que suelen endulzar la luz.

A la noche, sí. A la noche se levantó brisa y clareó la luna llena. Y pudo darse la lentitud del paso, la quietud, el cigarro tranquilo mientras se movían hojas.

Hojas y hojarasca; el verano trae también esas hojas secas, agostadas, que se quedan en las cunetas de los paseos, como una muestra de cansancio. De espera en otros días y otras levedades.

No es leve en Castilla el verano. Pero tiene cielos que deslumbran de luna. Y de eternidad.

Hoy, mínimo vientecillo; no llega a brisa. Algunos cirros. Grumos de blanco sin esperanza. Hará calor. Cuando llego a casa hay un silencio de sábado. Un trasunto de años recordables cuando tañían campanas y me despertaba el aroma del café recién hecho.

Y también quedaba entonces la luna llena en el cielo nocturno.

Torrelaguna-20130719-01160

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en De mi diario personal. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cielo nocturno.

  1. Una foto muy curiosa. Es la luna, sí. Pero si dejas libre a tu imaginación … ¡cuánto puedes ver!
    Imagina: esa sombra blanca, que no es sombre sino luz, tiene formas y perfiles. Para mí tiene una imagen. Me gustaría saber ….

    Me gusta

  2. Tal cual. Para temblar de emoción. Hermoso.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.