Tiempo de pausa.

Ha hecho muchísimo calor en Madrid. No quedan ganas de hacer nada. Nada importante, me refiero. Nada que exija esfuerzo o duración.

No escribo, no paso a limpito El año de Kundera, no nada. No corrijo ni releo el retrato de Irene para sacarle defectos. No nada, repito. A este paso van a estar listos esos dos lo que sean, cuando las ranas críen pelo. También es cierto que no tengo ninguna prisa.

Sobre la prisa, o mejor, sobre los “tiempos” para la escritura y cosas afines me ha venido muy bien ir a la sierra. Decisiones, elecciones, cierta claridad que me hacía falta. Nada trascendente ni solemne, no asustarse, pero sí actitudes que quiero para mí y otras que no deseo más. Todo por algo muy sencillo: sumarme a lo que suma. Huir de lo que resta, perturba, embarulla o simplemente marea.

Creo que en mi vida siempre ha habido etapas que han supuesto cambios. Siempre me he dado cuenta de cuándo se ha cerrado una etapa y se ha abierto otra. Y ahora estoy en una nueva etapa. Y eso siempre conlleva aunque sea a largo plazo tomar decisiones, elegir, pensar o repensarse. Sin la menor solemnidad, pero sí con ánimo de verse y de saber qué se desea y qué no se desea.

En esas ando. Espero que todo sea para bien.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tiempo de pausa.

  1. Sumarme a lo que suma. Huir de lo que resta. (Sentencia propia de sabios)

    Me gusta

  2. maravillosa reflexión, ” Sumarme a lo que suma. Huir de lo que resta” de Alena Collar

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.