Tiempo para mí

Veintiséis de julio. Pleno verano. Calor africano en Madrid. La calle vacía; sólo están quienes no tienen más remedio. Horno. La ventana abierta. Aire sí, lo cual parece un milagro.

Termino de subir la Revista Alenarte. Ya no volvemos hasta septiembre. Hace falta recargar pilas. Al menos a mí. Ando además en otras cosas y otros pensares. Y van a ocupar mi tiempo. Reescrituras, pasar a limpio material, temas de fondo que interesa ir viendo. Y lecturas. Lentas, tranquilitas y a mi modo. Y menos jaleo, menos componenda, menos “candelabro”. Eso para el otoño. Menos puede ser mejor. Escoger. Retirarse de batiburrillos. Donde haya claridad.

En esas estoy. Nos veremos por aquí.

Buen fin de semana.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tiempo para mí

  1. El verano no es productivo, el calor nos retrasa. Sí, entra añoranza del otoño, los marrones y el crujir de las hojas secas en los caminos. Un abrazo.

    Me gusta

  2. Pues aquí nos veremos cada día, espero.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.