Llucia Ramis. La delicadeza de la nostalgia.

Hay dos líneas que transcurren en paralelo en este libro de Llucia Ramis, Todo lo que una tarde murió con las bicicletas, editado por Libros del Asteroide.

Para empezar decir que es un libro delicioso. Así de sencillo. El argumento es muy simple, es la narración de una mujer que regresa a su casa familiar por causa primero de la crisis y segundo de necesidad de recuperar sus recuerdos.

Dicho así, suena a poco. Pero no. Porque Ramis escribe una historia muy ficcionalizada de su biografía, y nos llega. Con un lenguaje que sin perder un tono oral- alguien nos cuenta algo- tiene a la vez una elaboración muy cuidada: hay que saber usar muy bien el lenguaje para transmitir diálogos tan vivos como los que aquí aparecen sin perder un momento la calidad lingüística. Pero lo que me interesa decirles es que lo que cuenta es muy ameno, muy interesante, muy entrañable además.

La infancia, sus abuelos, sus dos raíces familiares, su mundo del verano, las relaciones con los padres, y la figura del abuelo presidiéndolo todo, como un patriarca entrañable y embrujador.

Naturalmente que es un libro actual. Las dudas, conflictos, contradicciones y rebeldías aparecen aquí también; sin embargo no es un libro “ acusador” para que ustedes me entiendan; está todo contado como con una leve media sonrisa de complicidad, que nos lo acerca; algo así como si alguien-la narradora- nos dijera en voz baja: “ pero, fíjate qué cosas…”

Además es un libro enmarcado en un paisaje, pero no como adorno sino como referencia de vivencias; Mallorca, Madrid y Asturias son como hitos de sucesos que significan en el libro, porque afectan a vivencias de quien las escribe, como señales, como mojones que la vida hubiera ido dejando, para que no terminen de morirse del todo, como aquellas bicicletas… Y esta sería la segunda línea del libro, la oculta, o implícita: lo que tiene  de necesidad de retrotraer al presente un mundo que la narradora advierte diluido, fugitivo, como escapándose de las manos. Por eso es también un texto profundamente nostálgico, una especie de retorno al tiempo perdido.

Léanlo. Merece de verdad la pena.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.