Miguel Ángel Yusta: la belleza lírica. ” Pavesas del silencio y de la espera”.

Yo tengo unas ciertas digamos convicciones en cuanto hablamos de poesía, que un mal día me llevarán a que me excomulguen literariamente hablando.

Verán, yo creo que la poesía debe guardar al menos tres condiciones para considerar lo escrito un poema; ritmo interno, que implica musicalidad, contenido subjetivo y ausencia de narratividad.

Y naturalmente sentido semántico, es decir, no quedarse en la palabrería.

Y eso es muy complicado de obtener hoy en los innumerables libros de “poemas” que una lee.

Confundimos el poema con narrar una historia, o con desahogos verbales, o con denuncias tipo escupitajo. Y puede de ahí salir un buen texto, quizá, pero lo que no saldrá es un poema.

Y sucede que digo esto y me caen todos los venablos en la cabeza de todos los poetas malditos- malditos poetas- enfadados con el mundo, pero incapaces de contármelo en un poema. O me fusilan al amanecer contra las tapias del desacato a lo moderno cuando digo que poner líneas en vertical no es escribir un poema. O me lapidan a pedradas de borde cuando explico que rimar amor  con dolor, armonía con alegría y pescado con amado no es escribir un poema sino hacer ripios. Y que para desahogos verbales mejor se buscan un psicólogo pero que no me atenten contra la lírica. Y me ahogan en el pantano de sus bukowskianos baretos los poetas de la noche y el alcohol cuando digo que escribir borracho no presupone escribir un poema.

Y todo esto viene a cuento porque ayer leí un excelente poemario de un excelente poeta que se llama Miguel Ángel Yusta y que ha publicado Pavesas del silencio y de la espera. En la editorial La Fragua del Trovador.

El poemario tiene ritmo interno, musicalidad, contenido subjetivo, ausencia de narratividad y sentido semántico. Está dividido en pequeñas secciones, estructuradas todas métricamente como haikus, aunque el autor matiza esto en el prólogo, y su temática es el encuentro en luz del amor humano.

Y es una belleza. Sus poemas, estos sí, Poemas, remiten a la estampa japonesa, al dibujo del estampado, a la filigrana. Sin un solo adorno que sobre. Siempre sugiriendo al lector, siempre aludiendo para que el lector complete el sentido. Con un muy estimable lenguaje, lleno de resonancias, en ocasiones modernistas- sí, hablo del mejor Salvador Rueda, por ejemplo, ilustre desconocido desafortunadamente-, y en ocasiones verlainianas ( jardines, estanques, lunas).

El problema de este poemario no es él, sino los lectores/as: acostumbrados a dejar pasar por bueno lo mediocre, cuando se publica un libro así: distinto, se les escapa de las manos y lo categorizan en el saco de lo “escogido”.

Aún quedamos quienes lo preferimos.

Léanlo y disfruten de su belleza.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Miguel Ángel Yusta: la belleza lírica. ” Pavesas del silencio y de la espera”.

  1. josemvivas dijo:

    Tomo nota de tu sugerencia, en muchos aspectos coincido contigo… la Poesía con mayúsculas está mal vista. O mejor dicho, muy mal leída… Gracias, sigues haciendo reseñas de calidad.

    Me gusta

  2. ¡¡¡Genial!!! Alena, me encantó está entrada. Yo también estoy harta de poemas mediocres. Gracias.

    Me gusta

  3. emmarosa dijo:

    Me has aclarado muy bien lo que es poesía, gracias. Aparte de eso no creo que vayan a fusilarte por esta crítica.

    Me gusta

  4. Te doy la razón en todo lo que nos dices. Y cuando digo todo me refiero a todo: el libro de Miguel Ángel, lo que dices sobre la poesía, y el modo en que en muchas ocasiones los poetas actúan ante las críticas.

    Me gusta

  5. mayusta dijo:

    Mil gracias por tu generosidad, querida Alena.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.