Amelia Díaz Benlliure: Un mundo simbólico. ( “Tuya es la voz” )

No es poesía fácil la de Amelia Díaz Benlliure, por mucho que se pretenda conocerla –a críticas me remito- analizándola en lo general.

No, no son poemas fáciles los que presenta en Tuya es la voz. Poemario homenaje a su padre, a quien dona la voz que, a su vez le fue donada.

Y sé que decir esto va a chocar a más de uno.

Para empezar el libro está estructurado de forma que-en teoría- asistimos a la voz que corresponde al padre y a la voz que relata-la autora- alternativamente. Y digo en teoría porque, a mi modo de ver, las dos voces confluyen y se entrelazan siendo una: única. La que canta.

La voz que aquí se nos muestra es una voz que se expresa a través de un exquisito lenguaje simbólico, que continuamente está dando significado a un universo de desamparo. Pero no lo “relata”. Díaz Benlliure no narra. Tampoco describe. Lo que hace es dotar a la voz de significados que presenta al lector para que los interprete. Por eso digo que para un lector desatento que se quede en lo superfluo será difícil entender que lo que el poemario expresa es un mundo cerrado, durísimo (“nos reclaman desmemoria/ quienes riegan crisantemos”), de soledad y abandono (“cabalga un jinete rojo/ espada grito degüello hospicio/ alba dolorosa”). Un mundo en el que apenas hay lugar para la esperanza, si no fuera por esa voz que resurge siempre para luchar contra la desmemoria ( “ temblaban los recuerdos/ en el alféizar de su mirada” ).

Y tampoco es fácil por el lenguaje- riquísimo- que usa la escritora. Es un lenguaje arriesgadamente radical, fuera del tópico literario que se usa para narrar el recuerdo, o el planto, o la elegía, que de todo ello se trata en este libro; un lenguaje inventor de signos y de metáforas (  hablas del tiempo/ cortado de un cono”), que van más allá de la simple figura poética.

Díaz Benlliure ha intentado acudir a la métrica esta vez sí, tradicional, salvo en un par de poemas del libro; y está bien ese intento, le sale bien, aunque a mi modo de ver este es el punto más discutible de su poemario; a mi modo de ver no ha terminado de dotar de ritmo interno a los poemas; fallo menor en un libro muy estimable y que recomiendo.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Amelia Díaz Benlliure: Un mundo simbólico. ( “Tuya es la voz” )

  1. Como tuve el inmenso honor de presentar este libro en Segovia, puedo hablar con conocimiento de causa acerca de lo que aquí apuntas, y darte la razón. Por si sirve aquí dejo un párrafo de lo que en aquel momento dije, sin por supuesto, desvelar nada sobre él:

    En general la poética de Amelia se caracteriza por poemas breves y rítmicos, como de inmediato capta el lector y por un lenguaje sobrio en la forma, pero brillante en la imagen. Como queda apuntado, la poeta afirma que, junto con la música, las matemáticas y la poesía comparten la capacidad para la abstracción. En su consecuencia, la poética de Amelia apuesta por la esencia, lo que le acerca a formas de abstracción. A ver si me explico. El asunto concreto del que parte el poema —o el poemario— al final es casi invisible, como el hilo de la cometa. Lo que importa es el modo en que vuela, no el hilo que la sujeta a su propietario; y sin embargo, sin ese hilo, el artefacto acabaría por desaparecer, quedando a merced de los vientos o de sus ausencias, perdido para siempre. Quizá exagere, pero acaso así se podría definir el modo en que escribe Amelia. Muchas veces el asunto queda casi invisible a la vista del lector que emprende vuelo en los versos, pero a poco que se reflexione, enseguida uno atisba nuevamente ese hilo que sujeta su vuelo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.