Marcelo Díaz. ” Sin Cie(l)no”.

He leído el libro de Marcelo Díaz, Sin cie(l)no, y no me ha gustado. Y me voy a explicar.

Yo creo que el lector-sea o no inteligente- merece respeto. Respeto a su inteligencia. Creo que se puede escribir para lectores inteligentes y hacerlos partícipes de lo que se expresa. Y esa complicidad muy a menudo consigue una reciprocidad autor-lector que enriquece. Al autor porque consigue más lectores, al lector porque disfruta de textos que le abren puertas.

Dicho esto, he entrado en los textos de Marcelo Díaz con el ánimo de entender, disfrutar y apropiarme de su escritura. Y para empezar me encuentro con un intento de vanguardizarla a través de la tipografía, y más exactamente de láminas colocadas en el libro, de modo que, para leer algo hay que apartarlas. Una vez esta delicada operación se efectúa, los textos que se leen intentan-a mi parecer sólo lo intentan- imitar  los textos vanguardistas del siglo pasado. Con mal resultado. Porque aquellos textos decían cosas, y estos son- siempre a mi criterio- mera palabrería.

La no puntuación- usadísima a principios del siglo pasado- se utiliza aquí también; el problema es el mismo de antes: no hay-leyendo las frases repetidas veces por si una es que fuera dura de mollera- salvo fuegos de artificio; frases concatenadas que no expresan sentidos, adjetivos colocados demostrando la presunta riqueza lingüística. Digo presunta porque si algo no significa no es riqueza sino oropel literario.

A mí, todo esto, la sensación a lo largo de todo el libro de que el autor escribe para los dueños exclusivos de un lenguaje exclusivísimo, pero desde luego no para los lectores/as, la impresión de tal hermetismo no sólo en lo que quiera decir el autor sino en cómo me lo cuenta, me parece una tomadura de pelo al lector. Para ser vanguardista hace falta más respeto por el lenguaje, y ya de paso, haber leído a Huidobro.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Marcelo Díaz. ” Sin Cie(l)no”.

  1. Confieso que no he podido con este poemario. Pero achaco mi impotencia a la falta de formación mínima en este tipo de poesía. No me refiero, en exclusiva, a la comprensión racional, sino a algo quizá más hondo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.