Italo Calvino y las buenas elecciones…

Suelo leer varios libros a la vez cuando alguno de ellos es extenso. Eso quiere decir que pueden pasar meses sin que lo retome y luego avanzar cincuenta o cien páginas en un rato, depende del ritmo.

Me ha pasado esta tarde con las Cartas de Italo Calvino.

Hay cosas de Calvino que me gustan más que otras, aunque no es para mí un autor de cabecera; sus cartas tienen cierto interés en cuanto reflejan una manera der ser de ciertos intelectuales europeos a mitad del siglo pasado.

Hay que saltarse, eso sí, todo el aparataje ideológico plasta y las cosas que escribe en la juventud a los amigos; lo primero por aburridísimo y lo segundo porque sinceramente no tienen interés real.

Pero me ha dejado pensando una frase, después de la II Guerra Mundial escribe a un amigo y le dice: “soy comunista”.

Es curioso, porque Calvino procede de gente con pasta y en su juventud le interesa un pimiento la política; incluso por lo que se lee en las cartas hasta que no cae Mussolini, Calvino se dedica a hacer exámenes, escribir a sus amigos y leer.

Y cuando cae Mussolini, parece que –por lo que dice- se alía con los partisanos.

Una se pregunta si no se podía haber elegido esto justo cuando Mussolini andaba con su régimen de terror en Italia.

No lo sé. Leyéndole me da la sensación de que Calvino elige según vienen dados los buenos vientos de la historia; pero sobre todo elige de un modo completamente metafórico; es decir, para aquello que le viniera bien para ser conocido literariamente.

Ya sé que no es la historia que nos cuentan; sí es la historia que yo ando leyendo en estas cartas.

Que alargarán su lectura, añado.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.