Paavo Järvi y el entusiasmo.

A Paavo Järvi  ya le había visto dirigir algunos otros conciertos; claro que en el mismo canal de música clásica de la televisión. Hoy han retransmitido una sesión del  año pasado, en la que se interpretaba a Nielsen, Chostakovitch, y  Grieg.

Es un espectáculo verlo dirigir. Un lujo, pero también un disfrute porque Jarvi se lo pasa genial dirigiendo y se le nota. Mira a la orquesta, sonríe cuando señala, alza las cejas…es sumamente expresivo. Y esto, que en algunos directores lo único que consigue es un cierto caos orquestal, en él es todo lo contrario: hay una sensación al ver a los músicos de contagio de la alegría, o de la emotividad cuando se requiere. Y todo con una dirección armónica, donde nada sobra, que se desliza haciendo de las transiciones una perfección sonora, que impregna de lógica el transcurso del concierto.

Salgo siempre de estas retransmisiones cuando él dirige como de un baño de agua clara, de belleza y de alegría; acostumbrada a algunos directores que confunden gestualidad con dirección, ver a Jarvi dirigir es un placer.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en música. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Paavo Järvi y el entusiasmo.

  1. Llevo unos minutos siguiendo el vídeo y estoy de acuerdo. Algo así me ocurrió hace unas semanas con la dirección que Myung-Whun Chung hizo de la 5ª de Mahler hace unos años.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.