Contra la ( mala ) poesía.

Ayer escribí en faceborrico que la mala poesía me da ganas de aullar. Naturalmente hubo muchísima gente que no se dio por aludida, y otra que extrañamente sí.

Parecería que en el mundo literario sólo cuentan las opiniones positivas y que cuando emites una negativa haces muy mal, porque en Redes “ se va a compartir”.

Pues miren, claro que se va a compartir, pero también en ese caso yo podré compartir que la mala poesía me hace aullar.

Me hace aullar la poesía repetida; basta que un aspirante a poeta perpetre un poema medio pasable y reciba cinco “me gusta” de los “amigos” que ni siquiera le han leído, para que el susodicho/a repita como el ajo el tema o la estructura; sus derivaciones, derivadas, hasta el infinito.

Aparte de esto, ahora me dirán que explique qué es la mala poesía. Pues miren, no; digo, sí lo voy a explicar, pero digo que no es “cuestión” de gustos. Hay una desastrosa poesía de lamento, jipido, llanto gemebundo, lloriqueo, suspiro entrecortado, soledades varias, adornada toda de “yo-yo” que me parece deleznable. Hay otro género, el contrario, que nos presenta al poeta (¿?), en un bar: siempre está en un bar el poeta, lleno de humo, leyendo a Bukowski; siempre sale un coño, o lo mal que folla el poeta (¿?) porque no le quiere nadie; siempre está muy solo: solísimo, siempre fuma mucho, muchísimo, siempre el cuello de la chica es “para recorrerlo despacio”, siempre el culo es “como un gajo de naranja”, y así siguiendo. Dan ganas de regalarle un rollo de papel higiénico.

Y naturalmente después están los medio pensionistas: esos que escriben prosa en vertical y lo llaman poema. Que no tienen ni puta idea de ritmo, musicalidad del verso, armonía interna, escandir los párrafos, y que narran. Sí: narran, a lo largo de tiras interminables, naturalmente otra vez su vida. Ahora, ni estos ni aquellos dicen algo; ninguno sale de sus yoyos, ninguno se abre al mundo…quita, quita, lo importante es decir lo solísimos que están, lo mal que les tratan, lo terrible que es la vida con ellos.

Una se pregunta, si en vez de gritar tanto contra la vida, han intentado alguna vez vivirla, porque igual lo hacían mejor que escribir engendros.

Es muy posible que faceborrico ayude a las relaciones sociales; ahora, a la poesía- a la buena poesía- le está haciendo un daño inmenso. Entre otras cosas porque la capacidad de crítica y de auto crítica es inexistente. Si dices apenas el cinco por ciento de lo que yo estoy diciendo aquí, lo menos que te puede pasar es que te digan que seas “amable”. El asunto  está en que a mí me gusta la poesía- la buena- y la amabilidad me la refanfinfla. El noventa por cien de los churros que pone la gente en esas redes llamándolo poema tiene un nivel de escolar de primaria. Suponiendo que los escolares escriban poemas, que no lo hacen.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Contra la ( mala ) poesía.

  1. José de la Torre dijo:

    Te confieso Alena, que suelo subir al FB, algunos pensamientos míos en la red y recibo los cinco “me gusta” de mis amigos. Gracias por ayudarme a poner los pies en la tierra . Me tomé la libertad de subir tu comentario a “mi muro”, donde reposan muy orondos mis pensamientos. Felicidades

    Me gusta

  2. mariluzgh dijo:

    Sin hacer nada de lo que dices (creo), soy de las que “escriben” mala poesía y además las “publico” en mi blog, por el puro placer de hacerlo. Pero en realidad no escribo… sino que “reciclo papel y palabras”. Pero tienes razón… también me cansa tanto “poeta”.

    Un abrazo :)

    Me gusta

  3. Cuando se establece casi como axioma que la poesía es cuestión de gustos, en realidad nos confundimos de refrán. Como cualquier arte, la poesía tiene sus propias reglas (no me refiero a la métrica o a la rima). Cuando uno tiene 15 años acaso sea disculpable el desahogo sentimentaloide, como si un volcán estallase. ¡Con 15 años estalla todo!
    Pero más tarde es poco comprensible que los que dicen escribir poesía no conozcan lo básico del verso libre, de la métrica clásica e incluso no parezcan haber leído casi nada de poesía, excepto aquella que es similar a la suya.
    Es cierto que la buena poesía no se corresponde con un solo ‘estilo’ de poesía, como la buena música no es sólo un tipo de música.
    A la poesía en España le ha hecho un daño atroz el mal diseño de la asignatura de Literatura, el haber suprimido la literatura universal.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.