Sobre Talleres de Escritura.

Escribo sobre este tema porque creo que nunca le he dedicado un articulo completo aunque sí he opinado muchas veces sobre él. Y escribo porque así me evito que me siga rondando en la cabeza lo de abordarlo.

De unos ocho o diez años a esta parte, aunque con muchísima más profusión los últimos cinco se viene dando mucha importancia en el mundo literario a los llamados Talleres de Escritores.

Escuelas donde en teoría te enseñan las prácticas para mejorar en la escritura.

Unas cobran como si la gente viviera igual que Urdangarín, otras cobran como si nadie estuviera en el paro y otras, las menos, dan cursos trimestrales con precios muy oscilantes: desde la salvajada hasta casi lo simbólico- treinta-cuarenta euros-.

Los talleres de escritores no son un invento español. Digo como los que conocemos. Claro que siempre ha habido tertulias, clases magistrales, conferencias o cursos; pero no me refiero a eso. Me refiero a los que conocemos la mayoría.

Y esos son un invento argentino en gran parte.

Lo digo porque parece que hayamos descubierto la pólvora cuando por lo que yo sé, viene al menos de los años setenta si no antes.

Bueno, me dirán, y qué.

Pues nada. Salvo que lo de ir a un sitio a que te enseñen a escribir me parece cuando menos bobo. Y disculpen. Porque aprenderé a escribir según el maestro del taller. Igual que iban en el Renacimiento los aprendices de pintor a ver a Rembrandt, y al final terminaban o pintando como Rembrandt o saliéndose escopetados porque preferían tener estilo propio.

El tema es que una no entiende que alguien quiera aprender a escribir y para eso vaya a un taller a que el maestro le diga que su método es el mejor. Porque verán, resulta que una lee luego libros; libros que proceden de talleres, o que empezaron a cocerse en talleres y resulta que me recuerdan los tintes de pelo de mi barrio: todos de marrón: con diferentes matices de marrón, pero de marrón. Y el que no, es que se salió a tiempo.

Me cansa. Y me aburre. Y ambas cosas porque cada cierto tiempo recibo invitaciones para hacer un curso de estos, y me imagino aprendiendo que “hay varios tipos de narrador en la novela”…

No me diga…

Tengo buenos amigos/as talleristas, tanto profes como alumnos/as que reciben o han recibido cursos; creo que lo hacen en los dos casos de modo sincero y lo respeto, pero con el mismo respeto me dejarán que les diga que yo prefiero caminar por mi cuenta. Equivocarme yo, acertar yo y sobre todo que mi estilo sea el mío.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sobre Talleres de Escritura.

  1. sebastián dijo:

    Nunca más de acuerdo contigo ALENA!!!!! :)

    Me gusta

  2. menguante02 dijo:

    Pues también estoy de acuerdo con esta entrada.
    Yo conozco a profesores (buena profesora en concreto una), alumnos y ex alumnos.
    Hice un par de talleres de un mes que me salieron gratis por ser premio de concursos y fue suficiente.
    Claro, por mi cuenta leo algo de teoría, pero creo firmemente que la mejor escuela es leer mucho, fijándose en todo, y leer de todo: novela, cuento, poesía. Y también por supuesto escribir mucho.

    El mayor peligro de los talleres es la adicción. Es más afirmo que algunos están diseñados con premeditación y alevosía para enganchar. Conozco a alguien que escribe bien, que tiene estilo propio, menos mal que no lo ha perdido cosa rara, y que todavía sigue pensando que no sabe lo suficiente, que tiene que hacer más y más talleres, y eso que lleva como diez ya…. No ve que ya es hora de volar solo.

    Un saludo

    Me gusta

  3. mariluzgh dijo:

    Siempre me ha llamado la atención (vamos a dejarlo así) que personas que han publicado un solo libro conviertan sus blogs en cursillos acelerados tipo: “las normas del buen escritor”; ” como evitar los errores de principiante” y algunas chorradas más… se me ha pasado decir que ese único libro solo lo han leído sus amigos y seguidores del blog por lo que la ecuanimidad suele brillar por su ausencia.

    En fin, todo para decir que estoy de acuerdo contigo. A ver, que alguien me explique a qué talleres fueron Kafka , Dostoyevski, Miguel Hernández, García Márquez, Cela y tantos otros grandes de la literatura mundial.

    Quien quiera escribir que lea mucho mucho mucho y escriba mucho más.

    Un abraazo

    Me gusta

  4. Sinceramente, creo que el mejor taller literario sería aquél cuyo 90% de tiempo se dedicara a analizar el modo de escribir de los grandes maestros literarios que en la historia han sido. Y el único modo de análisis es la lectura sosegada, comentada.
    Es decir, unas buenas clases de literatura universal, cosa que -salvo excepciones sólo atribuibles a la generosidad y sabiduría de algunos profesores- también escaseaba. Ahora no sé si existe.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.