Ecos de Sociedad. El Planeta.

La perversión de ciertos premios en teoría literarios es que se pretende que supongamos que son premios literarios. Es decir, que si aceptamos el presunto premio como lo que es: una campaña de marketing de una editorial para ganar dinero con un par de autores, igual nos evitamos un disgusto.

Con lo que lo del premio Planeta hay que tomarlo como lo que es: la campaña otoño-invierno de Planeta con dos escritores/as de tirón popular. En casos muy raros coincidirá que encima saben escribir.

Gustar o no, es lo de menos, porque no se busca eso, sino que vendan mucho y estén en  la lista de diciembre de autores/as más vendidos. A Planeta le importa un pimiento que sus autores escriban de las tierras celtas o de las ejecutivas agresivas y tontainas que se creen lo que les dicen las videntes en los aviones; lo que les importa es que hay mucho público que compra eso porque presume de tener en la balda correspondiente de su biblioteca “el Premio Planeta”, aunque sea sin leer. Eso da lo mismo: son ventas, royalties, dinerito.

Vale. Lo malo es que todavía este tipo de noticias sale en la sección cultura de los periódicos en vez de en su sitio: Ecos de Sociedad.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Espectáculos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ecos de Sociedad. El Planeta.

  1. Miguel Mora dijo:

    Y, además, a estos libros y a estos autores se les hace publicidad gratuita en los telediarios. Y en forma de montaña ocuparán las mesas ( en el sitio en dónde más se vean ) de los almacenes de libros en que se han convertido muchas librerías. Confieso, casi con vergüenza, que suelo ser cliente de la “ Casa del Libro”. Corresponde a ese tipo de almacén que llena sus escaparates de carteles promocionando libros de texto de la próxima temporada escolar, el último libro de cocinero famoso o la reciente biografía de actriz de medio pelo… Lo que sucede es que es un espacio grande y – si te apartas de los “libros más vendidos” y demás recomendaciones de la entrada – puedes dedicarte un buen rato a dar un vistazo general a secciones que te interesan y resulta cómodo que nadie te pregunte a cada rato ¿ puedo ayudarle en algo? Etc. Por otra parte es el “ mercado” el que manda – como en todo – y en el mismo sentido hace ya tiempo que las farmacias venden globos, juguetes para los niños, cremas adelgazantes de dudoso efecto. Cada vez hay menos librerías, menos kioskos de prensa y, en algunas ciudades, no quedan cines. Todo es un gigantesco mercado, cada vez se tiende menos a la especialización ( me refiero a las tiendas ) y si las gasolineras venden pan, prensa, pelotas de playa y discos, los supermercados venden gasolina. No descartemos que el próximo Planeta nos lo acaben regalando si compramos un kilo de merluza. El sistema está lleno de trampas de las que no podemos escapar. Por ahora.

    Me gusta

  2. A uno le gustaría seguir creyendo que un acto social cuyo centro es la elección de la ‘mejor’ novela presentada a determinado concurso, sigue siendo, además, un acto cultural.
    Lamentablemente creo que tienes razón. Y además de acto social, habría que pensar si no tiene que ver con un acto polítco.
    Y aunque no lo cites, y a salvo de leer la novela, creo que ‘éticamente’ es poco presentable que una exministra tan reciente como la Sra. González Sinde se presente al concurso, y más a este concurso.
    Entiendo que en cuanto que escritora, necesite volver a esta tarea; pero de ahí a que se presente al premio Planeta…
    En fin, no sigo.

    Me gusta

  3. catherine dijo:

    No os fíes del premio Goncourt tampoco. Con un jurado de escritores reconocidos llega a dar el premio a tal o tal de las 3 grandes editoriales francesas. En general vas a tu librería y pides “¿qué tal el Goncourt, este año?” y te contestan” bof, te aconsejo muchos otros autores.”

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.