Thomas Bernhard y Peter Hamm. Una conversación recobrada.

Tengo una deuda intelectual con Thomas Bernhard y eso que me faltan por leer libros suyos fundamentales. Su libro El Malogrado es una de las novelas fundacionales de una nueva manera de contar en cuanto a estructura narrativa se refiere. Sus tomos –ahora agrupados en un solo volumen- autobiográficos siguen también ese modelo narrativo. Un modelo en el que lo narrado se desarrolla de modo concéntrico, como una onda que se expande en círculos y que termina por cerrarlos en sí mismos.

De forma que el estilo y la estructura y lo que se cuenta van íntimamente ligados. En Bernhard es necesario detenerse, leer despacio y sobre todo entender el modelo. Pero cuando se hace disfrutamos de una de las mentes más cáusticas y más inteligentes de nuestro siglo.

Bernhard, como Virginia Woolf es un escritor metaliterario; como lo fue Cortázar, solo que a este último lo hemos leído tan superficialmente que sólo nos detenemos en la historia de la Maga, en su visión de París y en lo anecdótico de sus novelas y cuentos. Pero son escritores por los que fluye el mismo pensamiento- río interior; ese que pretende que los lectores no se queden en una lectura pasiva. Por eso forman parte de mi bagaje cultural: sin ellos mi propio aprendizaje de escritora no sería el mismo.

Viene todo esto a cuento de que acabo de terminar el libro que bajo el título ¿ Le gusta ser malvado?, recoge la entrevista que le hizo Peter Hamm.  Crítico literario y periodista.

La entrevista no se publicó en su día porque Bernhard se negó a ello. Es posible que no le apeteciera nada que en vida suya se conocieran determinadas opiniones.

Del libro, además de contar su forma de verse como escritor y su manera de ver a sus lectores, es muy interesante su afirmación de que sus novelas tienen una estructura musical. Es decir, que lo que importa es el conjunto perfectamente estructurado, en el que cada elemento depende de todos los demás. : “ considero textos en prosa y obras de teatro como partituras”, dice. Y más adelante : “ Los críticos sin embargo  ven sólo las voces cantadas o las partes de piano y por eso se les escapa siempre todo, porque no ven el conjunto”.

 

Naturalmente hay mucho más –aunque el libro es breve- en esta entrevista; una aproximación a su infancia y sus influencias, no sólo familiares sino lectoras, con la mención por ejemplo de Thomas Wolfe y Peter Rosegger, sus relaciones con los editores, etc.

Quizá este libro más que para lectores comunes sea una fuente de interés para acercarse a Bernhard y desde luego para quien esté interesado en su forma de escribir. A mí me ha parecido muy interesante.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Thomas Bernhard y Peter Hamm. Una conversación recobrada.

  1. ¿Por qué será que en los últimos tiempos en todos los lugares que merecen la pena y hablan sobre narrativa hablan de Thomas Bernhard? A ver si tomo nota y me pongo a ello.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.