Joan Margarit: el poeta compasivo.

En uno de sus poemas dice Margarit que el poema debe ser compasivo. Me he quedado pensando. En otro dice que espera que un poema suyo sea como una habitación que ampare.

Yo no sé. Yo no sé qué tiene Margarit que abre la tarde del domingo a la ternura, a la nostalgia y a los afectos.

Una delicadeza especial, un hablar en tono bajo, una discreción de la voz.

Como un relato pequeño y breve que acompañara. Algo así. Van cayendo las palabras; remansándose, haciéndose semilla en el corazón de quien lee.

No es que no sea duro de lo que escribe Margarit, porque habla de la guerra, de la muerte, de la ausencia y sobre todo de la soledad. Pero también de lo que permanece, de los afectos, de lo eterno de la memoria; de la luz de los días callados.

No me pidan una crítica al uso. Lean a Margarit, su libro Se pierde la señal. Entren en sus poemas como habitaciones que consuelan del miedo. Saldrán mejores personas que entraron.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Joan Margarit: el poeta compasivo.

  1. ludovicahd dijo:

    Qué reseña más bonita, Alena. Lo buscaré.

    Me gusta

  2. Allí entraré, a encontrar el amparo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.