“Juego y distracción” de James Salter.

Juego y distracción, de James Salter, editada por Salamandra, es una excelente novela.

Una novela en la que no sucede nada. Salvo una historia no de amor sino de sexo entre una pareja a lo largo de más o menos un año. Historia que cuenta un personaje al que aceptamos la posición de voyeur novelístico: es decir, que en parte ve lo que sucede- de ahí lo de voyeur- y en parte imagina e inventa.

Dicho así puede dar a alguien la idea de que es una novela erótica y punto.

No, la novela es una descripción de un juego amoroso de unos personajes que distraen su falta de horizontes con ese juego. Es la novela, sí, de unos personajes sin ética, que ocupan su tiempo en perderlo. Ahora bien, la novela tiene una forma de contar muy sugestiva, de frase corta, directa, nada elusiva, y a la vez con una carga de lirismo enorme; el juego sexual  se eleva a la categoría de arte, y eso impregna también las descripciones, las ideas, la forma de nombrar.

Porque todo ello sucede en Francia, en lo que en algún momento el narrador llama la “Francia profunda”, y se nos ofrece un paisaje que enmarca el relato también de modo directo, conciso, descriptivo, muy visual; algo así como en lenguaje cinematográfico. Hoteles sombríos, carreteras desoladas, jardines, cafés y cafetuchos, camas con sábanas heladas, un aire como de ruina, espectral, entre la niebla recorre todo el relato. Su final también; escéptico, casi cínico, precisamente como si se hubiera hecho eso: jugar un juego que distrae hasta que se acaba.

Léanla; merece la pena.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Juego y distracción” de James Salter.

  1. Sugestivo también tu comentario.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.