Resumen particular de mi 2013.

Sería entonces cosa de resumir año y de dejar eso que llaman “propósitos”…

 

Pues a ver cómo lo cuento yo, porque el año ha tenido de todo, cosa normal, claro. Veamos, en la salud esa que no tengo pues ha sido como siempre, con más rollos porque la artrosis con los años va avanzando y me cuesta todo más que antes. Contra eso no puedo hacer sino cosas puntuales; eso sí, sigo intentando que no me aparte en exceso de hacer lo  que me gusta. Algunas veces ha podido más la mala salud y otras ha ganado mi cabezonería en salir; así que empate con ligera ventaja mía a los puntos.

 

Sobre otros temas y en eso abarco la actividad creativa, creo que se me ha dado bien, mejor de lo que pensaba. Una es realista: es decir, una sabe dónde está, de dónde viene y qué tipo de sueños puede mantener y dónde tiene que tener los pies en el suelo.

 

La Revista ha ido creciendo en número de lectores y en relaciones, así como en incorporaciones de calidad; y eso me ha hecho muchísima ilusión porque es el resultado de un trabajo en colectivo que obtiene fruto. Hemos cumplido cien números este diciembre y si miro hacia atrás con lo que tuve que escuchar cuando empezamos, creo que es para estar orgullosa.

 

A nivel personal en lo que atañe a mi faceta creativa me he llevado unas cuantas alegrías; participar en lecturas en los sitios donde han tenido la generosidad de invitarme, conocer gente de la que aprendo cada día, ha sido muy positivo. Si a eso sumamos la publicación en algunos sitios de calidad, como la Revista Luke, aparecer en una Antología Colectiva en Unaria Ediciones con fines benéficos y…y sí, naturalmente, que Baile del Sol decidiera publicar mi novelorio —saldrá en este año que empieza, probablemente para otoño— me hizo dar saltos y que me aplaudieran las orejas.

 

Proyectos, muchos, además de esa publicación y todo lo que venga motivado por ella, -ya desde ahora me “publicito” y digo, sugiero, que como el libro es una maravilla maravillosa—qué va a decir su autora— les convendría a ustedes estar pero que muy atentos a cuando se publique, y a las librerías les vendría de perlas hacerme un hueco cuando se publique, para deleitar a todos/as con mi verbo gracioso y mi voz melodiosa, ejems-…quiero recuperar el escribir la novela que tengo parada, El retrato de Irene, aunque es un proyecto que va para largo y que pasa por releer lo escrito y empezar a tachar como primera actitud, y después ver cómo recompongo lo que hay que recomponer. Tengo además por ahí un poemario que no tengo ni puñetera idea de qué voy a hacer con él, si es que voy a hacer algo, tengo que —otra vez con esto también— reescribir un librillo cortito basado en relatos comunes titulado El año de Kundera, y…bueno y lo que vaya saliendo. Como diría Lina Morgan, “agradecida y emocionada” por tanto por hacer.

 

Y también alguna cosa positiva en medio de algo negativo, verán: este verano he dedicado parte del tiempo a intentar verme con cierta distancia; terminé al iniciarse el verano muy cansada de algunas cosas, de algunos temas, de ciertos zurriburris que no me suman en positivo, no creo necesario entrar en detalles. Eso me hizo mirarme; y ver, entender algo que me parece meridiano: más no siempre es mejor. Cantidad no siempre implica calidad. Eso me llevó a cierto proceso de elección; personal y creativo; dónde quiero estar y dónde no quiero estar, que es tan importante como lo primero. Dónde me siento yo, me encuentro cómoda y dónde siento que me disfrazo de otra cosa. Y no. No me han gustado los disfraces nunca. Por eso hay que elegir, hay que clarificar y hay que saberse a gusto en donde se esté y no estar donde no. Y eso es lo que quiero para mí en 2014: avanzar en aprender, en estar donde lo deseo, en avanzar en claridad.

 

Y tengo algo creo que muy importante; ilusión. Ilusión por proyectos, por ideas, por escrituras, por crear, por conocer, por aprender, por músicas, por lecturas, exposiciones, gentes con las que compartir.

 

Creo que si eso no me falta ya llevo mucho ganado para seguir al menos empatándole el partido a la salud…

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Resumen particular de mi 2013.

  1. Que 2014 te traiga lo mejor, como mínimo cuanto te propones. Te lo mereces.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.