Gerald Brenan y Carrington.

Acabé ayer noche el libro de Brenan sobre Dora Carrington.  Diarios sobre Dora Carrington y otros escritos. Es un libro que pedí que me regalaran y ahora lo siento. Lo siento porque no me ha gustado.

Vamos a ver, no es que no me haya gustado exactamente, es que es la visión del enamorado Brenan sobre una señora que se pasó la vida de picaflor. Dicho sea con un lenguaje muy suave: a lo bruto tiene otro nombre.

Ya sé que la Carrington está considerada como una artista. Sinceramente yo no conocía nada de ella salvo que mosconeaba en el grupo de Bloomsbury. Leyendo a Brenan aparecen todos los clichés de sitio escogido para elegidos del tal círculo y su desesperación por la tal señora. Indirectamente nos muestra una sociedad cerrada a todo el que no pertenezca a ella, en la que lo que rige es un sistema de asociaciones mediante el cual si no caes en gracia no existes salvo para que te hagan daño, y en el que la Carrington aparece como una individua a la que mejor tener lejos.

Causa cierto patetismo leer a Brenan. Sobre todo advertir de modo muy subliminal toda la admiración que le produce esa gente. De la que — esto es opinión mía— salvo Virginia Woolf, el resto eran un grupito de diletantes con pelas que suspiraban con cierta regularidad.

Pobre Gerald Brenan…y pobre yo que he leído casi 300 páginas de jipidos a cuenta de una calienta…perdón, de una picaflor.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Gerald Brenan y Carrington.

  1. Pues me ha interesado tu opinión. En el verano volví a leer algunos libros que tenía en Malaga de Brenan … y por eso. Por cierto, ¿sabes que Brenan está enterrado en el cementerio inglés de MAlaga? Alli vi su tumba.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.