El estoicismo de José Luis Parra: ” Cimas y abismos”.

La mirada de José Luís Parra no deja al lector indiferente. Tampoco, hay que advertir, le deja “feliz”.

Entendámonos; esta Antología que publica Renacimiento con el título de Cimas y abismos, recoge un escogido número de poemas del poeta recientemente fallecido. Un número de poemas que ofrece una visión muy completa de los mundos de Parra, sus preocupaciones y su temática.

Y decía que no deja al lector indiferente porque Parra desde sus iniciales poemas hasta el fin de ellos desarrolla casi con obsesión lírica pertinaz el tema de la consunción del ser humano, del ser para la muerte, de la casi inexistencia de la felicidad en la tierra.

Un escepticismo más bien estoico, que fundamenta una poética de la resignación y asunción del deterioro. Del naufragio corporal y espiritual del ser humano.

En poemas directos, a menudo muy breves, de lenguaje muy accesible. Haciendo una metáfora- si se me permite- como disparos en la niebla.

Y decía que no le deja “feliz”, y espero que se me disculpe la observación subjetiva; salvo en muy puntuales poemas Parra no parece hacer hallado en su vida, al menos en lo que de ésta reflejan sus poemas, ningún motivo para la alegría. No hay en su mundo poético apenas esperanza, apenas amor, apenas el simple gozo de estar vivo. Desconozco las circunstancias de la vida del poeta; es más, no he querido indagar en ellas para hacer la reseña libremente, pero no he podido menos de preguntarme si sus poemas son un reflejo fiel de su infelicidad y escepticismo, o una transcripción poética de un mundo que relata.

En todo caso bueno es que lo lean ustedes: este estoico desencantado sí tiene un fulgor sombrío que, a la manera de ciertos clásicos,sí puede iluminar la niebla.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El estoicismo de José Luis Parra: ” Cimas y abismos”.

  1. Cuando el dolor o la desesperanza llegan a una vida -por lo que sea- sentirlas con ese estoicismo que es capaz, como dices, de iluminar la niebla, hay que tenerlo muy en cuenta.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.