Guelbenzu y lo manido. ” Mentiras aceptadas”.

Mentiría si dijera que he terminado el libro de José María Guelbenzu,  mentiras aceptadas. Lo he dejado en la página 156 y he leído el final un poco por encima.

Mentiría si dijera que pienso que no va a gustar a una gran mayoría de lectores.

Lo tiene todo para gustar: tema de actualidad, la corrupción y el mundo de mentira de los altos empresarios, la banca y  los medios de comunicación en España; la historia de un Nadie, o de un perdedor en medio de toda esa vorágine, la historia de amor consiguiente; sobornos, chantajes, espejismos financieros, historias publicitarias, ascensos y caídas.

Es un libro que relata un mundo determinado en la España que vive los comienzos del 2005-2006, más o menos; que refleja sus mentiras, sus ídolos falsos, sus trampantojos.

Está escrito con un lenguaje directo y natural, salvo cuando cita a otros escritores entrecomillando, y como completando lo que se dice.

Bien. Yo sé que objetivamente es un libro que gustará. A mí me ha aburrido una barbaridad. El lenguaje, muy directo, sí, usa tópicos tras tópicos, los personajes me parecen absolutamente maniqueos y poco creíbles, por haber hay hasta una rubia peligrosa. Y sobre todo me narra unos ambientes que no me interesan un pimiento. Me suena a simple novela comercial, simple aprovechamiento de tema. Y a mí el tema me trae al fresco, qué le voy a hacer.

Lo siento, porque Guelbenzu tiene para mí un libro excelente, el río de la luna, y otro que es bastante aceptable, la muerte viene de lejos, de su serie policiaca, que sin ser nada del otro jueves hace pasar un rato divertido.  Pero sobre todo es una pena porque Guelbenzu empezó de otra manera: el río de la luna era una novela creativa, arriesgada, distinta, de una lírica en prosa magnífica. Y este libro es un libro comercial, entretenidito si quieren, hecho para vender, lleno de topicazos lingüísticos, de lectura simple, sin el menor lirismo, y que narrativamente no arriesga ni media uña.

Y yo lo siento.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.