Verdi y el gusto sin indicaciones previas.

Como andaba esta tarde bastante regular estuve como dos horas echada. Aproveché para escuchar  en RNE Clásica el primer acto de una ópera de Verdi muy poco representada por lo que leo. Me explico; yo soy aficionada a la música clásica, pero tengo bastantes lagunas en algunos temas, como la ópera. En parte porque me gusta muchísimo más la música-clásica-  no vocal.  La obra era de Verdi y se trataba de Il Duo Foscari.

La pillé recién empezada y fue al acabar el acto cuando me enteré del título. Sin conocer éste me gustó sólo en parte; algún aria brillante, un solo conmovedor, un dúo que no me disgustó. Y a la vez en otras partes me parecía un exceso de artificio, un exceso de –por decirlo con palabras sencillas- fuegos artificiales que me cansaban. Comencé a escuchar el segundo acto; el prólogo me gustó. A partir de ahí la cosa deviene en un exceso tal de efectos dramáticos que lo dejé.

Luego he buscado un poco de la obra para saber de qué iba la cosa, me entero de que son las intrigas en Venecia, y que procede del drama histórico del mismo título, de Byron. Que tuvo sus problemas para representarse y que lo hizo por primera vez en 1844.

Pero a lo que iba es a algo muy propio de mi carácter; cuando escuchaba sin saber quién era el autor ni la obra, pensé que tanto artificio, tanto adorno musical, me distraía de la música en sí. Salvo alguna parte el resto no me terminaba de conmover. Después dijeron que era Verdi; seguí escuchando y al ratito lo dejé. A pesar de ser de Verdi a mí la cosa no me gustaba.

Venga esto a cuento de tantas opiniones que cambian si uno/a sabe que el autor/artista es muy conocido y “hay que aplaudir” aunque no nos guste una obra en particular.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en música. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Verdi y el gusto sin indicaciones previas.

  1. No sería mala cosa hacer el experimento con cualquier arte. Dejar que el espectador, lector, oyente reciba la obra sin más información. Quizá habría más de una sorpresa… o de cien.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.