El ” Quimera” de febrero.

Ayer leyendo la revista Quimera, del mes de febrero. Un número interesante y ameno.

Me interesaron más las entrevistas y las críticas de libros que los textos originales, todo hay que decirlo.

Entre las entrevistas, muy interesante la que se hace a Edmundo Paz Soldán. A cuenta de su nuevo libro, Iris. Una novela de ciencia ficción, parece, pero que presenta un mundo bastante real por lo que el autor dice.

Otra entrevista con los directores de Qué leer, amena y entretenida, con apuntes sobre los blog de reseñas que comparto en parte y que, en parte también, tengo la sensación de que se les trata con una especie de graciosa condescendencia que tampoco viene mucho a cuento. Los dividen entre los que insultan, los que son arbitrarios y los que son unos ingenuos. Total, que no encuentran ninguno que lo haga bien. Bueno. Aparte de eso es interesante la entrevista, de por sí.

Una crítica al libro de Padura, con la que coincido. Naturalmente el autor de la crítica es mucho más diplomático que yo; es una crítica negativa pero amable. La mía directamente calificó al libro de infumable. A mí me parece que Padura tiene mucho marketing editorial por medio y mucho aplausómetro. El libro es directamente un coñazo. Dice Alejandro Ratia  de Padura: “lo malo [de sus novelas] es cuando se mete en jardines discursivos. Suelen sobrarle adjetivos cuando se pone serio. La parte dedicada al viejo Ámsterdam sufre de anemia expresiva. “Después comenta la inverosimilitud del lenguaje de Rembrandt.

Una reseña sugerente sobre el libro de Tizón. Sugerente porque el autor, Carlos F Romero, incide en aspectos poco tratados del libro; por ejemplo la visión de conjunto de los relatos como “una vida…donde siempre hay momentos de alegría”.

Un buen número éste de Quimera; sólo les comento por encima; el resto depende de ustedes.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos, periodismo. Guarda el enlace permanente.