Pedro Carrasco: un libro accidental.

Por lo que yo sé por la última vez que charlamos, Pedro Carrasco anda en algunos proyectos literarios que espero tengan buen fruto.

Carrasco es un escritor al que yo he comentado una novela de interesante lectura y que vive un poco al margen de círculos literarios. Por eso, porque no es de quienes frecuentan demasiado estos ambientes siento hacer hoy esta crítica. Y a la vez por eso digo que espero que sus proyectos literarios tengan buen fruto.

Porque esta colección de nano relatos como el los llama, publicados ahora hace un año,  de título tan imposible como El velociraptor y 53 historias más, no da la medida de la escritura de Pedro Carrasco ni de lejos. No encuentro aquí algunas características que le son propias, la ironía, la definición de un ambiente en una sola frase, la ternura, la capacidad de expresar una situación con muy breves pinceladas. No. En este libro, que a mí me parece un mero divertimento del autor, no aparece el mejor Carrasco.

Estos cuentos brevísimos pretenden recrear situaciones de la vida diaria y hacernos reflexionar sobre ellas en un lenguaje muy conciso y muy escueto en adornos. Lo que sucede es que quizá  por exceso de poda en la mayoría de los cuentos el escritor no consigue hacer ver al lector lo que quiere decir. No me refiero a que los cuentos no sean entendibles, que lo son, naturalmente, sino a que se presentan como acciones exentas, sin un significado propio. A menudo para que me entiendan a mí, he tenido la sensación de que Pedro no ha elaborado los finales, que ha empezado con mucha fuerza, y una vez planteado el núcleo del nano relato se ha cansado y le ha otorgado un final cualquiera.

Hay algunos textos que me han recordado al mejor Carrasco: a mejorar, casi nuevo, las preguntas, la bolita de papel, Albertito. Por ejemplo. En ellos sí encuentro , sugerencia, ironía, humor, y sobre todo elaboración del relato. Eso que me hace esperar un nuevo libro suyo que testifique que éste sólo fue un accidente.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.