“Del color de la leche” de Neil Leyshon. Lírica sordidez.

Ayer por la noche terminé de leer Del Color de la leche, de Neil Leyshon. Editado por Sexto Piso.

Y hoy vengo a recomendarles que lo lean ustedes.

Este libro cuenta una historia simple de una cría analfabeta a la que envían a servir a casa del vicario. Más concretamente a la mujer de éste. Sucede en 1830 en Inglaterra.

Y si lo cuento así se viene a la memoria Dickens.

Es mucho más. Para empezar es una historia que cuenta, o que deja la voz a, la cría. Porque el vicario la ha enseñado durante su estancia a leer y a escribir.

Pero las cosas no son tan bonitas, naturalmente. Porque el vicario una vez muerta su esposa se cepilla a la cría. O sea, que la viola en repetidas ocasiones.

Y ella…No, no les cuento el final.

Y esto es lo que cuenta el libro.

Sí. Pero eso no es todo. Esta es la historia resumida de un libro en el que todo eso se va desvelando desde el punto de vista de una mujer de unos 15 años, que no sabe leer ni escribir, que se ha pasado la infancia currando como una bestia en el campo con sus padres y hermanas y que lo que cuenta lo hace de un modo absolutamente primario. Sin literatura, sin rasgos poéticos, sin expresiones para la galería, porque ella no sabe de eso. Incluso lo vemos en la disposición del libro: en él no hay una sola mayúscula; la protagonista no sabe ponerlas.

En el libro, apenas con pinceladas podemos ver cómo son los personajes, las relaciones, el miedo, la opresión en la que viven y que les parece normal, incluso a ella a pesar de todo. Hasta que empieza a juzgar. A ver. Y a decidir. Esta historia además representa muchas vidas así; muchas vidas ocultas, silenciadas, tratadas como si fueran animales.

Hay que ser una Escritora genial para ser capaz de contar una historia tan sórdida con tanta poesía. Con tanto lirismo y con tanta crudeza. Leyendo un libro así es cuando me da lástima leer esas atribuciones de genialidad al primer balbuceo escritural que osa imprimir algún editor valiente.

Y ustedes me entienden. Una está hasta el moño— si lo tuviera— de leer calificaciones sobre infumables con el titulito escandaloso, “el mejor libro que he leído en mi vida”, y similares cosas. El relativismo de calidad en el que quieren meternos a todos es patético. Se acuerda una de Dickens y le causan sonrojo ciertas opiniones.

Este libro que les reseño es de altísima calidad. No, no es “el mejor libro que he leído en mi vida”, pero tiene algo que lo hará permanecer: tiene Grandeza.

Léanlo.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Del color de la leche” de Neil Leyshon. Lírica sordidez.

  1. A la lista, sin duda

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.