Jenn Díaz: ” Es un decir”. Nombrar lo innombrable.

Me ha “gustado mucho” la novela de Jenn Díaz, Es un decir.

Por las siguientes razones:

Es una novela que narra algo que no se ha tocado en concreto aunque subyace en muchas otras novelas. Pero aquí es el tema de la novela. La ocultación y la farsa que se usaba en la España franquista para referirse a dos temas en concreto: los fusilados o asesinados por el Régimen y lo que eso conlleva de abolición de la vida cotidiana en personas que se quedaron intentando “pasar desapercibidas”, y los hijos no queridos.

En la España de Franco más de un sobrino pasó por hijo, y más de una abuela pasó por madre. Y más de un “paseo” pasó por un “incidente”.

Y esto lo cuenta Jenn Díaz a través de dos monólogos.

Es una novela que rescata el monologo conservando los registros narrativos de los dos personajes principales; Mariela, una cría de unos once años, y su abuela. Y en todo momento estamos leyendo a los personajes y en ningún momento a la autora del libro. Lo que indica el oficio narrativo indudable y un arte evidente a la hora de reflejar mundos ajenos.

Es una novela que mantiene el tempo narrativo siempre. Esto quiere decir que se ha graduado el desarrollo de la acción, las reflexiones de los personajes y los recuerdos de éstos de forma que el lector/a lee de manera natural, casi llevado de la mano y sin perder el interés en ningún momento.

Es una novela que interesa. Y que, a mí, me conmueve. Ya desde el título, que es una metáfora exacta de aquellos años en los que para suavizar cualquier constatación de la realidad dura, bronca, y siniestra en muchos casos, se añadía la frasecita de marras: “ bueno, es un decir”. Una novela que interesa porque los seres humanos que en ella aparecen son creíbles y viven. Una novela profundamente humana, tierna y con una alta dosis de poesía y, curiosamente, también de buen humor.

Además es una novela con referentes: no reniega de maestros escritores, y sin embargo en ningún caso es imitación de ellos. Jenn Díaz tiene voz propia. Y Carmen Martín Gaite, Delibes y- ya sé que es raro esto que voy a decir- Elena Fortún hubieran aplaudido este libro.

Excelente en todos los sentidos.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Jenn Díaz: ” Es un decir”. Nombrar lo innombrable.

  1. Quizá no lo dirían los críticos al uso. Pero me parece que tienes razón, Delibes o Carmen Martín Gaite o Elena Fortún aplaudirían continuar una senda.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.